Alimentación sana y Bio-Oil para cuidar tu piel

14 diciembre, 2021

“Somos los que comemos”, una frase que todos hemos oído innumerables veces y que aceptamos no solo como una verdad indiscutible, sino como un mantra que debe guiar la forma en la que nos alimentamos durante toda la vida.

Sin duda, de nuestra alimentación no solo dependerá nuestra salud física, sino que numerosos estudios atestiguan que también afecta a nuestra salud mental.

Nuestro cuerpo es un diseño perfecto, creado por millones de años de sabia evolución, un desarrollo ligado a nuestra alimentación que sin embargo hoy día, se puede derivar en multitud de dietas, opciones, filosofías y carencias que pueden desequilibrar nuestro organismo y derivar en diferentes problemas, pero afortunadamente, también es fuente de bienestar, prevención y de una longevidad saludable.

Y si nos remitimos a la piel, estas mismas realidades se aplican a ella del mismo modo, para lo bueno y lo malo. En Bio-Oil queremos compartir contigo datos que te ayuden a ser consciente de que hay pequeños gestos diarios, que pueden jugar en su contra o a su favor y así, procurar a tu piel salud y belleza desde el interior. Porque desde el exterior, Bio-Oil es la respuesta.

bio oil aceite y gel

COSAS A EVITAR EN TU DIETA NEGATIVAS PARA LA PIEL

Azúcar – Una alimentación equilibrada aporta de manera natural, principalmente con el consumo de frutas y verduras, el azúcar que necesita nuestro organismo para funcionar correctamente. Sin embargo, nuestros hábitos actuales han hecho que consumamos un exceso de azúcar en sus diferentes formas (refinada, morena, panela, miel…), igual de nocivas para la salud de nuestra piel. El porque se llama Glicación, una reacción natural de las moléculas de glucosa con el colágeno y la elastina de la piel, a las cuales se fija y degrada acelerando enormemente su envejecimiento y la aparición de arrugas al perder su carácter flexible. Limita su consumo al máximo, te costará un poco porque somos muy adictos a ella, pero notarás los beneficios de su restricción rápidamente.

Productos y bebidas procesadas y grasas – La lista de los mismos es interminable, pero como regla básica para distinguirlos, son todos los alimentos, más sencillos o complejos que vienen envasados, se fabrican en serie y tienen un largo listado de ingredientes entre los que se cuentan varios conservantes, colorantes, edulcorantes, grasas trans, etc. Su aporte calórico es muy elevado en comparación con su aporte nutritivo, algo que solo suma problemas al organismo aumentando el colesterol, la tensión arterial que puede romper los pequeños capilares de la piel, obesidad y la posibilidad de desarrollar diabetes. Elimínalos de tu dieta y opta por alimentos frescos en tu día a día.

Alcohol – Más allá de una (pequeña) copita de buen vino tinto al día como hacen los franceses, todo exceso de alcohol es nocivo para el organismo y nuestra piel, a la cual roba la hidratación, deja seca y priva de nutrientes. Un coctel de imposible digestión para la salud de la piel que tiene en sus niveles hídricos óptimos su principal seguro de belleza, y en su oxigenación y nutrición por parte de una microcirculación eficaz su sustento vital. Brinda con buen vino, pero recuerda que los brindis, entre otras cosas, son especiales porque no los hacemos constantemente ni en exceso.

COSAS QUE SUMAR Y POTENCIAR EN TU DIETA

Agua – Habrás oído muchas veces que para tener la piel hidratada hay que beber mucha agua. En realidad, esto no es exactamente así. Mientras que mantenernos hidratados por dentro es necesario, de esta ingesta del líquido elemento no llega más que una parte ínfima a la piel. Sin embargo, parece que las frutas y verduras son la clave, no solo para hacerle llegar más cantidad de ella, sino de manera más constante a lo largo de las horas. Numerosos estudios han demostrado que el agua bebida se elimina en su mayoría rápidamente por la orina, mientras que la digestión necesaria para procesar alimentos como los vegetales y repartir sus preciadas vitaminas, enzimas, azúcares y agua a nivel celular, hace que así llegue más agua y de manera más progresiva, como un “gota a gota” prolongado a la piel.

Té verde Verdadero tesoro de la naturaleza cuyos antioxidantes evitan la oxidación celular, mejoran su renovación y pureza.

Betacaroteno – Los betacarotenos son unos pigmentos, responsables de los colores amarillos, anaranjados o rojos de futas y verduras. Son una fuente fundamental de Vit A, vitamina en la que se transforman cuando el organismo y la piel la necesitan. Esta vitamina es esencial para apoyar todos los procesos de multiplicación y regeneración celular de la piel, a la cual aporta sus propiedades antioxidantes y potenciadoras de la síntesis de colágeno y elastina. Los betacarotenos se alían con nuestra piel, depositándose bajo su superficie y aportándole mayor protección contra las radiaciones UV, mejorando su tono y favoreciendo un bronceado más seguro, dorado y homogéneo.

Yogurt Natural y sin azúcar, mejorará el estado de tu flora intestinal, cuyo equilibrio está íntimamente ligado a nuestra salud y al microbioma de la piel. Una flora intestinal sana es un organismo y una piel sana, fuerte y con menos reacciones e imperfecciones.

Fibra – Verduras de hoja verde, cereales integrales y legumbres que nos aportan vitaminas, minerales y antioxidantes que protegen las células de la piel y estimulan su renovación, mejorando su vitalidad y retrasando y minimizando la aparición de arrugas.

Omega 3 No todas las grasas son malas, de hecho, estas constituyen un papel muy importante en la fisiología de la piel, apoyando funciones antiinflamatorias, termorreguladoras, lubricantes, de soporte, elasticidad, hidratación y de homeostasis tanto a nivel de la dermis como de la epidermis. Y de entre todos sus tipos, los ácidos grasos Omega-3 son de los que debemos asegurarnos un aporte correcto y constante. Imprescindibles para alérgicos y pieles con psoriasis y dermatitis atópica. Pescados como el salmón, la caballa, el atún o las sardinas, nueces y semillas, y aceites de primera presión en frío de linaza lo aportan en proporciones adecuadas en una dieta equilibrada.

Ácidos grasos, vitaminas, antioxidantes… Seguro que tras leer esto has pensado en las similitudes con los activos e ingredientes de los productos Bio-Oil, y en efecto, lo que funciona por dentro, con frecuencia también funciona por fuera. Sabiendo como mejorar tu alimentación y cuidar tu piel desde el interior, y que tu producto Bio-Oil favorito lo hace desde el exterior, solo te queda disfrutar de una piel sana y radiante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Siguiente