Blog post

Todo lo que debes saber sobre las arrugas: origen y tratamientos

30 diciembre, 2019

A partir de cierta edad, aproximadamente alrededor de los 25-30 años, la piel va dejando entrever los primeros signos de envejecimiento. Desde esas primeras líneas de expresión casi imperceptibles hasta las temidas arrugas, deberemos tratar la piel con cuidados acordes a cada edad. Conocer por qué aparecen las arrugas, en qué zonas son más frecuentes y qué tratamientos antiarrugas existen para suavizarlas o difuminarlas serán aspectos clave a la hora de prevenirlas o frenar su aparición.

¿Por qué aparecen las arrugas?

Las arrugas son una de las consecuencias del envejecimiento de la piel y si tienen tan mala fama es porque, por un lado, su presencia suma años a nuestro aspecto, independientemente de la edad que tengamos; y, por el otro, porque una vez han aparecido es complicado eliminarlas por completo.

Como vimos en otro artículo, el envejecimiento cutáneo se produce tanto por factores internos, propios de los procesos que experimenta nuestro cuerpo con el paso de los años, como externos, más relacionados al estilo de vida o a los hábitos que hayamos podido seguir.

Factores internos que causan arrugas en la piel

En una piel joven y sana, cuando el tejido cutáneo presenta un funcionamiento correcto y los niveles de hidratación y sustancias naturales (como el colágeno, la elastina y el ácido hialurónico) son los óptimos, el aspecto de nuestra dermis suele ser uniforme, liso, sin presencia de arrugas.

Además de factores predeterminados por la genética, contra los que poco podemos hacer, ¿qué va sucediendo internamente en nuestra piel con el paso de los años que hace que se formen las arrugas?

  • Disminuye la producción natural de colágeno y elastina, los encargados de que la dermis se mantenga firme, elástica, con capacidad de regeneración y de volver a su estado habitual tras un estiramiento.
  • Disminuye la producción natural de ácido hialurónico, sustancia necesaria para que la estructura cutánea se perciba lisa y plena.
  • Decrece la actividad de las glándulas sebáceas y sudoríparas, lo que debilita la película hidrolipídica de la piel y aumenta la sequedad de la piel y con tendencia a la descamación.
  • Se reduce la capacidad de la piel de retener el agua en su interior, por lo que se deshidrata con más facilidad. Recuerda que no es lo mismo tener la piel seca que deshidratada.
  • Se ralentiza la circulación sanguínea y, en consecuencia, la oxigenación de la piel, lo que la vuelve menos luminosa y brillante.
  • Los nutrientes que deben pasar de la dermis, la capa intermedia de la piel, hacia la epidermis, la capa más externa, no fluyen de la misma manera, de modo que el cutis está más apagado, sin vitalidad.
  • La piel pierde densidad y volumen, se percibe más delgada y flácida, y eso hace que las arrugas se tornen más profundas y visibles.

Factores externos que causan arrugas en la piel

Si queremos evitar o retrasar al máximo la aparición de arrugas, hay ciertos hábitos que pueden acelerarla y que es conveniente que sepas:

  • Tomar el sol de manera prolongada y sin un buen protector solar (o abusar de sesiones de bronceado con rayos UVA). El fotoenvejecimiento está íntimamente relacionado con las arrugas.
  • Fumar. El tabaquismo no solo perjudica gravemente nuestra salud respiratoria, sino también la cutánea. Los cigarros contienen químicos y nicotina que aumentan los radicales libres sobre la piel, interfieren en la correcta oxigenación de las células, frenan la formación de colágeno… y propician la aparición temprana de arrugas (sobre todo arrugas en los labios, por el hecho de estar constantemente gesticulando esa zona).
  • No seguir una correcta rutina de belleza, con sesiones diarias de limpieza facial, hidratación y/o tratamiento. Está claro que cada etapa tiene sus especificidades, pero para evitar que esas primeras líneas de expresión se conviertan en arrugas profundas, deberás de mimar y cuidar tu piel como es debido. Y cuando consideres que es el momento, empezar a utilizar productos antiedad que prometan eliminar las arrugas.
  • No alimentarse bien, con una dieta variada y con vitaminas buenas para la piel (como la vitamina A, B, C o E), antioxidantes y nutrientes.
Donde aparecen las arrugas

Tipos de arrugas

Según lo que desencadene la aparición de arrugas podemos diferenciar las siguientes tipologías:

  • Arrugas estáticas, las que afectan a nuestra piel por factores internos naturales del envejecimiento cutáneo: la pérdida de densidad y volumen, la reducción de la producción de colágeno y elastina, etc.
  • Arrugas gravitatorias, también ligadas al proceso de envejecimiento de la piel, por acción de la gravedad (flacidez, pérdida de tono muscular, deshidratación…).
  • Arrugas dinámicas o de expresión, consecuencia directa de nuestros gestos y de la actividad muscular: sonreír, fruncir el ceño, entrecerrar los ojos, etc.
  • Arrugas mixtas, que son un compendio de las tres anteriores, es decir, aquellas arrugas que se hacen visibles a consecuencia tanto de las expresiones faciales, la pérdida de tono y el envejecimiento de la piel, así como de malos hábitos como la sobreexposición solar.
Tipos de arrugas

¿Qué zonas son más propensas a la aparición de arrugas?

Las arrugas aparecen en forma de finas líneas, pliegues o surcos bien definidos en la piel, sobre todo en determinadas partes del cuerpo como el rostro:

  • Arrugas en la frente, aquellas líneas o surcos horizontales por encima de las cejas. En parte son debidas a expresiones faciales como alzar las cejas.
  • Arrugas del entrecejo, también conocidas como “arrugas mímicas”, son frecuentes en personas que tienden a fruncir el ceño. Son aquellas líneas verticales entre las cejas bastante difíciles de eliminar o quitar por completo, pues se vuelven profundas con el tiempo.
  • Arrugas alrededor de los ojos (en sus ángulos externos) o “patas de gallo”. Como hemos comentado en otras ocasiones, la piel que se encuentra cerca del ojo es más fina que la del resto del rostro, por lo que es más propensa a que aparezcan líneas o marcas de expresión. También hay quien las denomina a las arrugas del contorno del ojo “arrugas de la risa”, y no necesariamente están relacionadas con la edad.
  • Arrugas en el surco nasogeniano. Se trata de las arrugas que apreciamos desde el final de la nariz y que descienden oblicuamente hasta los límites de la boca. El surco nasogeniano es una expresión facial que, si bien se nos marca desde siempre cuando nos reímos o alzamos los pómulos, con el paso de los años se vuelve una arruga más profunda visible también sin necesidad de gesticular, dándole al rostro un aspecto decaído y cansado.
  • Arrugas entre la nariz y la boca, también conocidas como pliegues nasolabiales o, de un modo más coloquial, “código de barras”. Las arrugas en los labios, aquellas líneas verticales que se ven alrededor del labio superior, se producen sobre todo a causa de la pérdida de volumen que experimenta la piel con el paso de los años.
  • Arrugas en todo el rostro. Con la edad pueden aparecer arrugar en cualquier parte del rostro, como mejillas, pómulos, barbilla… y que se pueden ir haciendo más notorias y gruesas con el tiempo.
  • Arrugas en el cuello, las que salen en la parte anterior del cuello sobre todo a causa de la edad.
  • Arrugas en el escote, frecuentes en personas que han estado sobreexpuestas a los rayos solares sin protegerse esta zona, son pliegues o líneas verticales que van desde la base del cuello hasta los senos.

Tratamientos y consejos para suavizar las arrugas

A continuación te listamos brevemente algunos de los tratamientos existentes para quitar o suavizar las arrugas, ya sea con el uso de productos antiarrugas como con técnicas más invasivas que requerirán siempre la supervisión y asesoramiento de un/a especialista.

  • Uso de productos cosméticos antiarrugas o antiedad (antiaging, en inglés), con componentes activos específicos para combatir las arrugas, es decir, que prometan tensar la piel, darle un efecto lifting, rellenarla, hidratarla…. Algunas de estas sustancias son: cobiolift, retinol o vitamina A, vitamina C, ácido hialurónico, coenzima Q10, alfa-hidroxiácidos (AHA), pentapéptidos, saponina, magnolol, oligopéptidos, entre otros.
Tratamiento antiarrugas infiltraciones
  • Infiltraciones en el cutis de sustancias para rellenar la piel (como el ácido hialurónico) o limitadoras temporales de expresiones o movimientos faciales (como el botox o toxina butolínica, que pasado un tiempo pierde su efecto y hay que volver a infiltrarlo).
  • Exfoliaciones profundas como el peeling para tratar las arrugas, que puede ser mecánico (con la ayuda de instrumentos, como la dermoabrasión o la microabrasión) o químico (combinando componentes químicos antiarrugas).
  • Ultrasonido focalizado de alta intensidad (HIFU) que, mediante energía ultrasónica concentrada en un haz de luz, estimula la producción de colágeno y elastina y rejuvenece el tejido cutáneo y suaviza las arrugas.
  • Láser para eliminar arrugas. Hay distintos tipos de tratamientos con tecnología láser para las arrugas. Te recomendamos que si deseas atenuar tus marcas con esta técnica, acudas siempre a un centro especializado con supervisión médica y que cumpla todas las garantías.

Ahora que ya lo sabes todo sobre las temidas arrugas, te daremos unos consejos antiarrugas: cuida e hidrata tu piel a diario, haz ejercicios faciales para prevenir su aparición, utiliza un antiarrugas cuando creas que sea necesario, sigue un estilo de vida saludable (durmiendo y descansando las horas necesarias, alimentándote bien, bebiendo mucha agua para estar hidratada),… y si las arrugas ya han hecho presencia en tu piel, no te obsesiones demasiado: ¡la arruga es bella y es una huella de lo que has vivido sobre tu piel!

Comentarios (2)

  • SONIA

    21 enero, 2020 at 1:50 pm

    Hola

    Tengo una cuenta de IG y me gustaria saber que requisitos tiene que cumplir, para poder ser colaboradora de sus productos.?

    Gracias

    Saludos

    1. Bio-Oil

      22 enero, 2020 at 4:16 pm

      ¡Hola, Sonia! Puedes ponerte en contacto con nuestra agencia de Relaciones Públicas, Clapers de Diego, a través del siguiente mail de contacto pa@clapersdediego.com. ¡Gracias por tu interés!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior