Blog post

Las 3 capas de la piel: características y funciones

23 septiembre, 2019

En este blog te hemos hablado de cuidados, afecciones, consejos, tratamientos… para la piel. Pero ¿sabías cuántas capas tiene la piel? ¿Y qué funciones y características tiene cada una de ellas? En este artículo despejamos tus dudas acerca de la anatomía de la piel, cómo es por dentro uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, no solo por su tamaño (es el más grande, pues dependiendo de la estatura y el peso, se estima que en un adulto mide unos 2m2), sino por las importantes funciones que desempeña.

Funciones y características de la piel

En líneas generales podemos afirmar que la piel es el revestimiento que cubre la superficie del cuerpo, es decir, la cobertura que separa el organismo del exterior y, a su vez, permite que éste interactúe con él.

Formada por distintas capas, de las que hablaremos a continuación, todos sus elementos en su conjunto cumplen las siguientes funciones:

  • Protección. Es la barrera natural que nos protege ante microorganismos externos y agentes químicos, térmicos (nos aísla del frío o del calor), mecánicos…
  • Regulación de la temperatura. A través de la transpiración, la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos, y de reacciones del vello corporal (como cuando se nos pone la “piel de gallina”), la piel actúa de termostato de la temperatura del cuerpo.
  • Hidratación. La piel contiene factores hidratantes naturales (FHN, también conocidos por sus siglas en inglés como NMF, natural moisturizing factor) que evitan la pérdida de agua y ayudan a que tenga un aspecto elástico, firme y flexible.
  • Color y protección solar. La melanina que contiene la piel es el pigmento que se encarga de dar color a la epidermis y a la vez de protegernos de la radiación ultravioleta.
  • Síntesis de vitamina D. Uno de los efectos positivos del sol sobre la piel es la síntesis de la vitamina D, tan necesaria para los huesos, los dientes, etc., como vimos en el artículo sobre los efectos del sol.
  • Sensación. Es a través de la piel que nuestro cuerpo puede percibir sensaciones como el tacto, la presión, el dolor, el calor, el frío… comunicándose con el sistema nervioso central.
  • Absorción. Gracias a los vasos linfáticos y sanguíneos podemos absorber sustancias como medicamentos tópicos, pomadas, lociones, cremas, aceites, etc.
  • Eliminación. Diversas sustancias son eliminadas del cuerpo a través del sudor y la secreción sebácea.
  • Expresión de emociones. Cuando nos sonrojamos o palidecemos, por ejemplo, exteriorizamos nuestro estado emocional a través de la piel.
  • Bienestar emocional y autoestima. Una piel sana aumenta la autoestima de las personas y mejora sus relaciones con el entorno.

Capas de la piel

Si nos fijamos en la estructura de la piel desde fuera hacia adentro, distinguimos 3 capas cutáneas, cada una con unas características y funciones. Así, las capas de la piel son:

  • La epidermis
  • La dermis
  • La hipodermis o tejido subcutáneo

La epidermis

Se trata de la capa de la piel más externa, es decir, la que podemos ver y tocar. Su función principal es la de protegernos ante toxinas y bacterias, así como la de frenar la pérdida de líquidos.

La epidermis está compuesta de 5 subcapas o estratos, que son células llamadas queratinocitos:

  • Capa basal
  • Capa espinosa
  • Capa granular
  • Capa clara
  • Capa córnea

Las células que componen la epidermis van madurando hasta que las eliminamos en el proceso natural de descamación, de modo que la piel se va renovando constantemente. Es lo que comúnmente conocemos como “piel muerta” y que desechamos cuando nos hacemos una exfoliación o peeling: se trata de los queratinocitos que el cuerpo expulsa desde la capa interna de la epidermis hasta la externa.

La epidermis es una capa cutánea cubierta por la película hidrolipídica, que es una emulsión de agua y lípidos (grasas) que juega un papel importante en los niveles óptimos de agua en la piel, como te contamos en el artículo ¿Es posible tener la piel grasa y deshidratada?. La película hidrolipídica, formada por el sudor y el sebo, contribuye a que nuestra piel esté elástica y flexible, y se encarga de que se mantenga bien hidratada formando una barrera protectora natural. Por su parte, la parte acuosa de esta película es lo que conocemos como manto ácido protector, que contiene ácidos y aminoácidos que funcionan como factores hidratantes naturales (FHN).

En cuanto al grosor de la epidermis, aunque en la mayoría de zonas tiene un espesor de 0,1 mm, veremos que es distinto según la parte del cuerpo. Por ejemplo, mientras que en el contorno de los ojos es tan solo de 0,05 mm, en las plantas de los pies puede llegar a 1-5 mm.

Por último, debes saber que en la unión entre la epidermis y la siguiente capa que veremos, es decir, la dermis, encontramos los melanocitos, responsables de producir melanina. Como hemos visto en otros artículos, la melanina es la sustancia encargada de hacer que nuestra piel y cabello tengan un color u otro.

La dermis

La capa intermedia es la dermis, y juega un doble papel: el de ser una capa de resistencia y a la vez un centro de alimentación de la capa más externa (epidermis). En la dermis es donde se encuentran los vasos sanguíneos (los nutrientes del organismo salen de los vasos sanguíneos y pasan por la dermis hasta las células de la epidermis), los nervios que proporcionan el tacto, las glándulas sudoríparas y las glándulas sebáceas, fundamentales para que la epidermis mantenga buenos niveles de hidratación, gracias a sus secreciones.

Las capas de la dermis son:

  • Capa inferior (o estrato reticular)
  • Capa superior (o estrato papilar)

Dentro de la dermis también es donde hay los folículos pilosos, los responsables del nacimiento de todo el pelo que tenemos repartido en el cuerpo.

Los principales componentes estructurales de la dermis son el colágeno y la elastina, tan importantes en la elasticidad, flexibilidad y regeneración de la piel y en el envejecimiento prematuro.

La hipodermis o tejido subcutáneo

La hipodermis (también conocida como subcutis o tejido subcutáneo) es la capa más profunda de la piel y está formada por adipocitos, que son las células encargadas de almacenar grasa. Por este motivo podemos afirmar que la hipodermis cumple la función de ser el reservorio de grasa de todo nuestro cuerpo.

Por otro lado, la hipodermis une toda la piel a los músculos y tendones, por lo que es fundamental para permitir que la piel se doble.

Comentarios (4)

  • Silvia

    15 octubre, 2019 at 10:13 pm

    Me gustaría poder probarlo y recibir muestras gracias 🙂

    1. Bio-Oil

      29 octubre, 2019 at 5:59 pm

      Hola Silvia, Puedes solicitarlas en tu farmacia o parafarmacia habitual. Gracias.

  • Olga

    23 octubre, 2019 at 3:41 pm

    Donde puedo comprar

    1. Bio-Oil

      29 octubre, 2019 at 4:14 pm

      Hola Olga, Puedes adquirirlo en farmacias y algunas parafarmacias de grandes superficies. Gracias por tu interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior Siguiente