Blog post

¿Qué son las cicatrices queloides y cómo puedes tratarlas?

30 octubre, 2018

¿Tienes una cicatriz que sobresale más de lo normal? ¿Se está haciendo cada vez más gruesa en lugar de irse disimulando con el tiempo? Calma. Es muy probable que tu cicatriz se haya convertido en queloide, una forma más bruta de cicatrización de los tejidos que, además de problemas estéticos, en ocasiones puede generar molestias u otras complicaciones. Por eso en este artículo te queremos explicar qué son las cicatrices queloides, para que sepas identificarlas, y qué tratamientos tienes a tu alcance. Eliminarlas por completo es tarea casi casi imposible, pero podrás mejorar significativamente su aspecto.

Cicatriz queloide, la hermana rebelde de la cicatriz hipertrófica

Las cicatrices aparecen como respuesta de nuestra piel ante un hecho traumático (una cirugía, una quemadura, un corte, afecciones cutáneas como el acné…). Dependiendo de la manera en la que cicatrice nuestra piel, es decir, de cómo el tejido cicatricial cubra de nuevo la parte donde ha habido lesión, distinguimos varios tipos de cicatrices. Así, como ya detallamos en otro artículo sobre cicatrices, si la marca se hunde en forma de pequeños hoyuelos hablamos de cicatrices atróficas. Si por el contrario la piel se eleva, las llamamos cicatrices hipertróficas. Y cuando la piel que cubre la cicatriz continúa creciendo sin control y se propaga a otras zonas de la piel, se considera un queloide.

como eliminar cicatrices

En el queloide, las células encargadas de formar el colágeno en la cicatrización (fibroblastos) reaccionan de manera anómala y crean mucho más colágeno del necesario en el proceso y de forma incorrecta. El resultado es una cicatriz basta, excesiva. Por tanto, podríamos decir que un queloide es una cicatriz hipertrófica en la que se ha generado tejido cicatricial en exceso.

Causas de la formación de una cicatriz queloide

Es importante que sepas que la formación de un queloide no depende de los cuidados de la cicatriz que hayas seguido en el postoperatorio, como tampoco tiene que ver con la técnica quirúrgica empleada. El factor genético es determinante en la aparición de este engrosamiento exagerado de la dermis, así como el color de la piel (las personas de piel oscura tienen más tendencia a desarrollar este tipo de cicatrización), la zona del cuerpo (en partes tensas del cuerpo y próximas a los huesos aparecen más), o la edad (la respuesta de las células es más rápida cuando somos jóvenes).

Características de la cicatriz queloide

Aunque tienen características similares, no hay que confundir una cicatriz queloide con una cicatriz hipertrófica. La cicatriz hipertrófica se forma encima de la herida, nunca irá más allá, y con el tiempo puede quedar plana y más disimulada; va perdiendo intensidad.

En cambio, un queloide tiene como signos distintivos que:

  • Sobrepasa los límites de la herida, creciendo más allá de donde ha estado la lesión (en cambio, la cicatriz hipertrófica se mantiene elevada pero dentro de los límites de la herida).
  • Una vez se ha cicatrizado en forma de queloide, la piel no vuelve a su estado normal (a no ser que se trate específicamente).
  • Es de textura dura, gruesa, protuberante y con rebordes.
  • Su color puede ser rojo, rosado, violáceo o púrpura.
  • Puede producir picazón e irritación por fricción (por ejemplo, con el roce de la ropa).
  • Partes del cuerpo más propensas a la formación de queloides: hombros, orejas, escote y parte superior de la espalda (cerca de los hombros).

queloide tratamiento

Cómo tratar una cicatriz queloide

Como ya te avanzábamos al inicio de este artículo, eliminar una cicatriz queloide es complicado. Algunos especialistas recomiendan, en realidad, la combinación de varios tratamientos con el objetivo de reducir el queloide y disimularlo al máximo.

El aceite multiusos Bio-Oil® es especialista en el tratamiento de cicatrices, estrías y manchas, por lo que es una buena solución para hidratar el queloide, darle elasticidad y unificar el tono de la piel. Después de aplicarlo sobre el queloide a tratar (2 veces al día durante mínimo 3 meses), es muy importante cubrir con factor de protección solar, ya que el aceite es fotosensible y los rayos del sol pueden oscurecer el queloide (y cualquier cicatriz) y propiciar la aparición de manchas. No te pierdas el artículo donde te contamos por qué los aceites esenciales de Bio-Oil te ayudan a tratar tus cicatrices.

Otros tratamientos para los queloides

Complementarios al aceite Bio-Oil, ya que pueden combinarse para que los resultados sean más efectivos, estos son los tratamientos más frecuentes para intentar eliminar o mejorar el aspecto de cicatrices que se han convertido en queloide:

  • Parches de silicona, gel, tiritas, cremas y otros productos derivados de la silicona, polímeros. Mejoran los queloides sobre todo en su fase más incipiente.
  • Inyecciones intralesionares de cortisona en el queloide, que tienen un efecto alisante y suavizante, o bien de fármacos antiproliferativos, que inhiben la proliferación de células que se multiplican a gran velocidad.
  • Pomadas y cremas específicas para tratar queloides con corticoides y agentes regeneradores de la piel, hidratantes y antioxidantes.
  • Crioterapia (congelar la piel con nitrógeno líquido e inyectar un preparado de cortisona y otras sustancias en el tejido dañado).
  • Láser vascular, que trata la proliferación de los vasos sanguíneos, de modo que va cerrándolos y quitándoles el oxígeno para evitar la multiplicación de las células.

Con estas técnicas se persigue evitar la cirugía, ya que una intervención quirúrgica a una persona con tendencia a la cicatrización con queloides puede generar que este tipo de cicatriz aparezca de nuevo con un tamaño aún superior.

Te aconsejamos que consultes con el/la especialista cuál es el tratamiento más adecuado para ti, según las características de tu cicatriz queloide y de tus circunstancias personales.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Prev Post Next Post