Blog post

Qué son las cicatrices hipertróficas y cómo tratarlas

22 noviembre, 2018

¿Sabes que hay distintos tipos de cicatrices? Aunque cada piel es un mundo y existen tantas cicatrices como personas hay en el planeta, encontramos dos grandes grupos, las atróficas y las hipertróficas o queloides, en función de cómo haya cicatrizado nuestra piel. Así, cuando se producen hendiduras u hoyuelos (porque el tejido cicatricial cubre la herida pero no dispone de suficientes fibras para reparar todo el tejido), hablamos de cicatrices atróficas, más comunes en cicatrices producidas por afecciones como el acné o la varicela, por ejemplo. Por el contrario, cuando, en lugar de hundirse, la dermis se eleva, hablamos de cicatrices hipertróficas y queloides. Pero… ¿qué son realmente?, ¿qué las causa?, ¿cuáles son las diferencias entre una cicatriz hipertrófica y un queloide? En este artículo nos centramos en las marcas que sobresalen de la piel y te contamos qué son y cómo identificarlas, así como los mejores consejos y trucos para tratarlas con la máxima efectividad para que no se noten.

Cicatrices hipertróficas… ¿por qué se forman?

Como hemos visto en otros artículos, una cicatriz es una marca permanente en la piel que crece sobre una herida. Es la manera que tiene nuestra propia piel de reaccionar ante un hecho traumático (un corte, una quemadura, una llaga, una intervención quirúrgica, una infección cutánea…). El proceso de cicatrización de la dermis pasa por 3 etapas, como te explicamos en otro post sobre cicatrices y aceites esenciales:

  1. Coagulación e inflamación (que dura entre 2 y 4 días aproximadamente)
  2. Formación de tejido y reparación (de 10 a 15 días)
  3. Remodelación cutánea y maduración (entre 2 meses y 3 años)

Las cicatrices hipertróficas o elevadas se forman justo después de la cicatrización de la herida a causa de una producción excesiva de fibras de tejido conectivo. Es un tipo de cicatriz que tiende a sobresalir y destacar por encima del nivel de la piel que la rodea, pero siempre permanecerá dentro de la zona donde está la lesión (si sale más allá, estaremos hablando de queloides, como trataremos más adelante).

cicatriz hipertrofica que es

Algunos factores de riesgo de las cicatrices hipertróficas y también de los queloides se relacionan con factores genéticos, como el color de la piel (las personas de tez oscura son más propensas a este tipo de cicatrización elevada), la edad (cuanto más jóvenes, más tendencia a desarrollar marcas hipertróficas), la profundidad de la lesión o la localización de la herida (si por ejemplo se sitúa en la espalda o el pecho tiene más riesgo de separación de bordes, es decir, de convertirse en hipertrófica y/o queloide), entre otros.

¿Cuál es la diferencia entre una cicatriz hipertrófica y un queloide?

Aunque estén dentro del mismo grupo y presenten características similares, ya que se trata de una sobreproducción de colágeno en el proceso de cicatrización, las cicatrices hipertróficas y los queloides no son lo mismo y tienen rasgos que van a permitirte distinguirlas.

Características de la cicatriz hipertrófica

  • Se forma y se mantiene elevada justo encima de la herida o lesión, nunca irá más allá. La cicatriz queloide, en cambio, sobrepasa los límites de la herida, creciendo sin control más allá de donde ha habido lesión, a lo largo del tejido sano.
  • Las cicatrices hipertróficas pueden estar inflamadas o elevadas durante meses o incluso años, pero con el tiempo pueden quedar más planas y disimuladas. Si la cicatriz deriva en queloide, la piel no vuelve a su estado normal (si no es con tratamiento específico).
  • Una cicatriz hipertrófica es de textura gruesa y protuberante y su color es rojizo o rosado. El queloide, por su parte, es de un color más oscuro (rojo, violáceo, púrpura) y puede producir picazón.

Para profundizar acerca de qué son las cicatrices queloides y cómo tratarlas te recomendamos que leas este otro artículo.

Tratamientos para las cicatrices hipertróficas y queloides

Existen tratamientos que pueden ayudarte a difuminar e incluso desvanecer las cicatrices del tipo hipertrófico, empezando siempre una vez que se ha curado la herida. Los especialistas recomiendan combinar uno o varios tratamientos para aumentar la eficacia de los resultados. ¡Toma nota!

Bio-Oil, el mejor remedio para las cicatrices hipertróficas

El aceite multiusos Bio-Oil®, que tiene más de 300 premios internacionales y varios estudios clínicos que lo avalan, está expresamente formulado para mejorar el aspecto de las cicatrices, independientemente del tipo que sean y de si son antiguas o nuevas. Su uso regular sobre las cicatrices hipertróficas a tratar (2 veces al día, durante mínimo 3 meses, haciendo un ligero masaje circular) mejora sustancialmente su apariencia.

El secreto está en los aceites esenciales de su formulación, libre de parabenos y con vitaminas A y E, que proporcionan un efecto calmante y desinflamante a la piel, la hidratan, mejoran su elasticidad y favorecen su regeneración, e inciden sobre la cicatriz hipertrófica suavizando su volumen, textura y color, unificando el tono natural de la piel sobre la que se aplica.

Además, el aceite es de textura ligera (no deja sensación oleosa o grasa) y se absorbe muy rápido gracias al innovador componente aceite PurcellinTM por lo que podrás vestirte en un momento.

Si la cicatriz se encuentra en una zona visible y puede estar expuesta al sol, es imprescindible que después de aplicar Bio-Oil la protejas bien con factor de protección solar, ya que el aceite es fotosensible, es decir, absorbe los rayos del sol, por lo que la cicatriz podría oscurecerse o hiperpigmentarse y que se note aún más, justo lo que estamos tratando de evitar.

cicatriz hipertrofica tratamiento

Otros tratamientos para las cicatrices hipertróficas

Tu dermatólogo/a te dirá qué tratamiento es el más adecuado según tu caso y cuáles de ellos puedes usar de forma complementaria. Los más habituales en la tarea de alisar y difuminar una cicatriz hipertrófica, además del aceite Bio-Oil, son:

  • Pomadas, cremas y geles específicos para cicatrices hipertróficas, con agentes regeneradores de la piel, hidratantes y antioxidantes, como los corticoides, extracto de cebolla (Allium cepa), heparina, resveratrol o dexpantenol.
  • Parches de silicona, tiritas, geles… y otros productos derivados de este polímero para cicatrices, que están indicados para mejorar su aspecto y resultan bastante eficaces. Existen parches de distintos tamaños, incluso en formatos concretos para ciertos tipos de intervenciones (operaciones mamarias, histerectomías, etc.) donde la forma de la cicatriz es particular.
  • Remedios o trucos caseros. Su eficacia no está demostrada por la ciencia, pero mucha gente recurre a tratamientos con productos naturales para alisar y suavizar sus cicatrices. Se trata de preparados con elementos como el limón (famoso por sus propiedades blanqueantes y antioxidantes sobre la piel), la centella asiática (estimula la producción natural de colágeno), la miel (con gran poder regenerante) o el aloe vera (calma, alivia y regenera los tejidos).
  • Exfoliaciones intensas de la piel. Técnicas como el peeling químico (se eliminan las capas dañadas de la piel y se incentiva su regeneración con distintos agentes químicos en forma de ácidos) o la microdermoabrasión (pequeños cristales pulen la piel y disimulan la cicatriz) pueden ayudar en cicatrices hipertróficas leves o poco marcadas.
  • Inyecciones de cortisona sobre la cicatriz, que proporcionan un efecto alisante y suavizante.
  • Congelación de la piel afectada (crioterapia) con nitrógeno líquido, combinado con inyecciones de preparados de corticoides y otras sustancias sobre el tejido dañado.
  • Láser y fototerapia para las cicatrices. Existen distintas técnicas de láser para reducir las cicatrices y regenerar la piel dañada. Hay que valorar sus posibles efectos secundarios como, por ejemplo, un efecto rebote (a causa de inflamaciones u otras complicaciones como hiperpigmentaciones postinflamatorias). Un centro especializado con todas las garantías y un dermatólogo/a te aconsejará de la idoneidad o no de esta técnica según tu caso concreto.

Si buscas un tratamiento para eliminar una cicatriz hipertrófica debes saber que la desaparición por completo es algo casi imposible. Además, cada piel es distinta: habrá quien la tenga muy prominente el resto de su vida mientras que habrá otras personas a quienes ni se les note. Una cicatriz es una marca de vida que va a acompañarte siempre, en menor o en mayor medida, así que aprende a vivir con ella y a querer a tu cuerpo con todas sus huellas.

Comentarios (4)

  • Mercedes

    18 febrero, 2019 at 11:07 pm

    He estado utilizando Bio Oil durante 5 meses y mi cicatriz hipertrófica no ha mejorado nada. No sé si habéis hecho estudios clínicos pero a mí no me ha funcionado.

    1. Bio-Oil

      1 marzo, 2019 at 3:04 pm

      Hola Mercedes, Sentimos mucho tu experiencia. Las cicatrices son permanentes por naturaleza, pero Bio-Oil ha demostrado ser eficaz en el tratamiento y la mejora de su aspecto. No obstante, es verdad que los resultados pueden variar mucho entre unas y otras personas.

  • Carmen Diaz

    26 julio, 2019 at 2:40 am

    Donde puedo comprar el aceite bio_oil

    1. Bio-Oil

      29 julio, 2019 at 3:40 pm

      Puedes buscarlo en farmacias, parafarmacias y perfumerías. ¡Esperemos que te guste!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior Siguiente