Blog post

Cuidados básicos para recuperarte después de la cesárea

30 octubre, 2018

Si has pasado por un parto por cesárea, seguramente sabrás que es una situación dura y delicada: has tenido una cirugía mayor abdominal y, como tal, requiere reposo, cuidados y muchos mimos. Y seguro que también sabrás que con un bebé recién nacido que te necesita y depende tanto de ti, a veces no es fácil dedicarte el tiempo que tu operación merece. No te preocupes, en este artículo te contamos consejos fáciles de seguir para que la recuperación después de una cesárea sea más llevadera, así como cuidados específicos para la cicatriz.

Cuidados básicos en los primeros días después de la cesárea

Quizás sean los días en que te sientas más dolorida, y es lo más normal del mundo, ya que poco a poco pasa el efecto de la anestesia y tu cuerpo debe acostumbrarse a la nueva situación. Además, es un momento en que tu criatura y tú os estáis conociendo, las hormonas pueden hacerte sentir en una montaña rusa de emociones y sentimientos en que puedes perfectamente pasar de la risa al llanto en un minuto. ¡Bienvenida al mundo de la maternidad!

Los primeros días después de una cesárea te recomendamos:

  • Procura ponerte de pie y caminar, no quedarte mucho rato tumbada para evitar complicaciones circulatorias. Cuanto más erguida vayas, mejor será para tu recuperación post-cesárea. Al principio quizás necesites que te ayuden, pero poco a poco debes ir recuperando la movilidad y autonomía.
  • No hagas grandes esfuerzos, no cargues peso ni subas/bajes escaleras. Apóyate en tu pareja y en tu alrededor, pide que te den al bebé cuando necesites darle el pecho y tenlo bien cerquita de ti para no hacer gestos que podrían abrir la herida. Un cojín de lactancia puede ayudarte a proteger la herida cuando amamantes. Y cuidado al reír o estornudar: si esto te pasa, intenta sujetarte momentáneamente el abdomen para proteger la zona.
  • No toques la herida, mantenla limpia (puedes lavarla con agua y jabón neutro, secarla con ligeros toques con una toalla y dejarla destapada) y sigue las indicaciones que te haya dado tu matrona o enfermero/a respecto a las curas. Ella te dirá cuándo acudir al centro de atención primaria para que te retiren los puntos. Por lo general, la herida externa de una cesárea tarda unos 10 días en cerrarse.
  • Es importante estar alerta ante cualquier síntoma que pueda indicarte una infección como fiebre, escozor, abultamiento, inflamación, mal olor, cambio de color… o cualquier hecho que te haga sospechar como, por ejemplo, que la herida supure. Ante la duda, acude a tu centro sanitario para confirmar que todo está bien.
  • Utiliza ropa cómoda y ancha, que no te apriete y no haya riesgo de que te roce o se enganche en la cicatriz. No existe consenso sobre el uso de fajas post-parto, ya que si te la pones en realidad tu musculatura no está trabajando por ella sola. Si te sientes más protegida al principio, bien, pero ten en cuenta que es necesario que tu cuerpo vuelva cuanto antes a sus funciones habituales.
  • Si tomas medicación para el dolor como por ejemplo, analgésicos, y también das el pecho, consulta si ésta es compatible con la lactancia materna.
  • Intenta vivir este momento con calma y con grandes dosis de paciencia. No te angusties por no poder llegar a todo, intenta disfrutar de la llegada de tu bebé y cuando veas que no puedes hacer algún movimiento, pide ayuda.
  • Si notas que emocionalmente estás desbordada, que la situación te supera y que algo no marcha como debería, acude a un/a profesional para que te acompañe en este momento. La depresión postparto es más común de lo que imaginamos y debe tratarse para que no derive en problemáticas más graves.
  • Para algunas mujeres pasar por una cesárea puede conllevar frustración o un cierto duelo, por no haber tenido el parto que habían deseado. Si ese es tu caso, busca en tu zona grupos de apoyo de mujeres que también hayan pasado por la misma situación que tú. Compartir esos momentos y recurrir a ayuda externa siempre será positivo para ayudarte a vivir mejor este proceso de aceptación.

¿Cuándo puedo empezar a tratar la cicatriz?

Una vez superados los primeros días y retirados los puntos, cuando la herida está bien cerrada y siempre que no haya infección, puedes empezar a aplicar aceites y cremas para hidratar tu cicatriz y acelerar su recuperación. La piel no puede estar lacerada.

Bio-Oil para la cicatriz de una cesárea

El aceite Bio-Oil®, líder mundial en el tratamiento de cicatrices, será tu mejor aliado en la recuperación de tu piel tras la cesárea. Los aceites esenciales y vitaminas de su formulación le aportarán hidratación extra, elasticidad y agentes regeneradores a tu dermis, además de una mejora notable del volumen, textura y color de la cicatriz. Además, es un aceite ligero no graso (gracias al revolucionario PurCellinTM, la base en la que se suspenden los aceites y vitaminas) que se absorbe muy rápido, huele bien y es agradable de aplicar. Así que ¡disfruta de estos minutos para ti, tu bebé te dejará pocos momentos como estos!

cicatriz cesarea

Complicaciones en la cicatriz

Debes saber que cada piel es distinta y no hay dos cicatrices iguales. Habrá mujeres a las que les quede una cicatriz de cesárea casi invisible y otras a las que les quede más marcada. Un buen cuidado de la cicatriz constante y regular reducirá el riesgo de futuras complicaciones. Te comentamos brevemente las más comunes:

  • Adherencias. Las incisiones que se producen en una cesárea no afectan solo a la capa más superficial de la piel, sino que se cortan distintos planos de tejido (incluido el útero) que luego hay que volver a coser. A veces estas capas se adhieren unas con otras e impiden el movimiento normal del músculo y de la fascia abdominal.
  • Queloides. Cuando al cicatrizar se produce un engrosamiento de la piel y éste a su vez genera tirantez.

Cuidados después de la cesárea tras la cuarentena

La cuarentena es el período de cuarenta días después el parto en que, en teoría, una mujer se recupera física y emocionalmente del embarazo y el nacimiento. Este concepto es aproximado ya que cada mujer es distinta y cada vez existen más estudios que apuntan que el postparto dura un año, más o menos.

Tras una cesárea y pasada la barrera de la cuarentena, debes seguir cuidando tu cicatriz y tu cuerpo, pues como hemos visto no deja de ser una cirugía mayor abdominal que debe vigilarse más allá de los primeros días. Te damos algunos consejos para que tu recuperación sea estupenda:

  • Continúa masajeando tu cicatriz a diario con nuestro aceite Bio-Oil. Es importante usarlo dos veces al día, un mínimo de tres meses para notar resultados. Tocarse el abdomen y masajear con suavidad la cicatriz de la cesárea puede irte bien para eliminar tensiones y que progresivamente recuperes la sensibilidad. Es muy frecuente que los primeros meses post-cesárea notes la zona como adormecida. Además, aumentarás la vascularización de la zona.
  • Acude a clases de recuperación del parto en un centro especializado, para fortalecer el suelo pélvico y trabajar la cicatriz de la cesárea. Existen tratamientos fisioterapéuticos que van enfocados a tratar la cicatriz, para evitar adherencias y recuperar la musculatura abdominopélvica como, por ejemplo: el drenaje linfático manual, el vendaje kinesio tape o la técnica Indiba. Los abdominales hipopresivos también son recomendables para fortalecer la musculatura del abdomen después del embarazo y el parto y evitar diástasis abdominal.
  • Haz ejercicio moderado como caminar, nadar, pilates… Evita, sobre todo los primeros meses después de parir, deportes de impacto y/o extremos.
  • Mantén una dieta sana y equilibrada, rica en nutrientes y antioxidantes, y bebe mucha agua.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Prev Post Next Post