piel estresada

¿Cómo combatir los efectos del estrés en tu piel?

7 septiembre, 2020

Llevar un ritmo de vida frenético, ir siempre con prisas, no parar ni un minuto a respirar y relajarte, dormir poco y mal… ¿Te suena? Si has respondido que sí es que vives con estrés y, muy probablemente, tengas lo que conocemos como una piel estresada. Granitos, acné, erupciones cutáneas, brotes agudos de dermatitis, sequedad, picor, enrojecimiento, manchas… Los especialistas dermatológicos coinciden en que muchos de los problemas de la piel pueden agravarse por estrés. En Bio-Oil®, expertos en el cuidado de la piel desde hace muchos años, nos hemos propuesto hablarte del binomio estrés y piel, de sus efectos negativos y de todo lo que puedes hacer para combatirlo. ¿Preparada para poner remedio al estrés de tu piel?

¿Cómo reacciona nuestra piel ante el estrés?

El estrés se considera una de las “enfermedades” del siglo XXI. Se trata de la respuesta de nuestro organismo ante un desafío o factor estresante (un peligro, una situación incómoda, un esfuerzo, etc.), permitiéndonos afrontarlo positivamente. Pero en el momento en el que nos situamos permanentemente en ese estado de alerta y sometemos al cuerpo a unos niveles de estrés elevados, puede llegar a ser perjudicial para la salud: ansiedad, dolor de cabeza, tensión arterial, depresión… Evidentemente, el estrés también se verá reflejado en nuestra piel.

Ante situaciones de estrés crónico, ¿qué sucede en la piel?

  • Aumenta la producción de adrenalina y cortisol, haciendo que se desequilibre el funcionamiento del sistema hormonal y la producción de las glándulas sebáceas, dando como resultado una dermis más grasa de lo habitual o con granitos y acné.
  • La liberación de cortisol como respuesta al estrés también afecta directamente al colágeno y la elastina, proteínas responsables de la elasticidad, firmeza y aspecto joven de la dermis. En consecuencia, las situaciones de estrés inciden en la aparición de arrugas y en el envejecimiento prematuro de la piel.
  • Aumenta la proliferación de radicales libres, descompensando los antioxidantes, fundamentales para la salud de nuestra piel, y causando estrés oxidativo en las células cutáneas.
  • Nuestro cuerpo libera histamina, relacionada con las alergias en la piel, picazón y brotes de dermatitis atópica.
  • Se debilita el sistema inmunológico, estando más expuestos a afecciones como herpes, calenturas, psoriasis…
  • Se ralentiza la circulación sanguínea, por lo que no llegan a la piel los nutrientes que necesita para mantenerse sana e hidratada.

¿Cómo detectar una piel estresada?

Si nos adentramos en el estrés y sus efectos en la piel, veremos que en realidad las situaciones que nos angustian o nos crean ansiedad en altos niveles hacen que nuestra piel reaccione avisándonos de que algo no está funcionando correctamente.

Si observas alguno de estos síntomas que te listamos a continuación, y además ves que en tu agenda no cabe ni un hueco y que tus preocupaciones no te dejan vivir tranquila… es muy probable que el estrés esté causando problemas en tu piel.

Piel apagada, sin brillo ni luminosidad

Una piel triste, grisácea, sin ese color rosado que denota salud y brillo, es una dermis que puede estar sufriendo por estrés.

estres y piel

Excesiva reactividad e irritabilidad de la piel

Una piel estresada está constantemente en alerta, por lo que reaccionará ante cualquier elemento que pueda considerar enemigo. Esto hará que estrés y erupciones en la piel, rojeces, picores, eccemas, granitos, alergias cutáneas… sean lo más común.

Aparición de acné o granitos

Aunque es cierto que el acné es más frecuente en algunas etapas de la vida (en la adolescencia, en el embarazo…), en ciertas situaciones podemos observar que nos salen granos en la cara por nervios o ansiedad. Es mucho más habitual de lo que nos imaginamos y a menudo pueden tratarse y corregirse con una disminución de los niveles de estrés.

Sequedad y deshidratación de la piel

El estrés incide directamente en la hidratación de la piel, ya que el agua se evapora con más facilidad y se debilita la barrera natural que evita la deshidratación y la protege de los agentes externos. Una piel estresada presentará sequedad cutánea acompañada de descamaciones, tirantez, aspereza… Por ese motivo, y como veremos más adelante, Bio-Oil Gel para piel seca puede ser tu gran aliado para combatir la sequedad que nos produce el estrés.

Arrugas y envejecimiento prematuro

Uno de los efectos más visibles del estrés en nuestra piel es la aparición temprana de líneas de expresión y arrugas, ya que el cortisol ataca directamente a la producción de colágeno, elastina, y de ácido hialurónico, que hacen que la dermis se mantenga joven, con firmeza y sin flacidez.

Brotes agudos de otras afecciones cutáneas

Si ya eres propenso/a a padecer enfermedades de la piel como psoriasis, dermatitis (atópica o seborreica), rosácea o incluso vitíligo (una tipología de manchas blancas en la piel), debes tener en cuenta que pueden agravarse a causa de situaciones de estrés continuado.

¿Cómo atenuar los signos de estrés en la piel?

1. Entra en modo zen: calma y tranquilidad

Lo primero que tienes que hacer es rebajar el estrés en tu vida, buscando actividades que te relajen como la meditación, la respiración consciente, el mindfulness, masajes desestresantes, el yoga, la natación… y planificar mejor tu rutina para que haya tiempo para todo (trabajo, ocio y descanso).

estres y la piel

2. Visita al/la especialista

Como siempre te recomendamos desde Bio-Oil, es importante que acudas al dermatólogo/a periódicamente o ante cualquier cambio significativo en tu piel.

3. Hábitos de vida saludables

La salud de la piel está directamente relacionada con nuestro estilo de vida. La alimentación, beber agua, dormir y descansar bien… serán también importantes a la hora de combatir los efectos del estrés en tu cutis.

4. Cuida y mima tu piel a diario con Bio-Oil Gel para piel seca

Bio-Oil Gel Piel Seca bodegon

Para combatir los efectos del estrés en tu piel es fundamental que sigas una rutina de belleza y cuidado de la dermis, para que se mantenga limpia e hidratada. En ese sentido, Bio-Oil Gel para piel seca será tu producto de cabecera para tener un cutis hidratado al máximo y preparado para combatir el estrés. En una agradable textura en gel, es apto para todo tipo de pieles (incluso las más sensibles) y no produce acné ni granitos, ya que es no comedogénico. Además, colabora en el tratamiento de las dermatosis (psoriasis, eccemas, dermatitis, etc.) aliviando sus síntomas. ¿A qué esperas para probarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Siguiente