7 factores que afectan a la cicatrización

6 octubre, 2020

La cicatrización es un proceso biológico mediante el cual nuestro cuerpo trabaja para reparar el daño causado por una lesión en la piel y regenerar el tejido que, por el motivo que sea (arañazo, corte, laceración, incisión, etc.), ha quedado dañado. Si en otros artículos hemos abordado otros aspectos de la cicatrización como curar y mejorar el aspecto de tus cicatrices, en éste profundizamos acerca de los factores que afectan al proceso de cicatrización de heridas.

Si tienes una herida reciente y te preocupa qué puede incidir en el aspecto y forma de tu cicatriz, y quieres saber cómo podemos ayudarte desde Bio-Oil®, expertos en el cuidado de la piel… ¡este post te interesa!

Fases de la cicatrización de heridas

Antes de adentrarnos en los factores que afectan a la cicatrización, te contamos brevemente las fases por las que pasa una herida hasta que la piel se regenera (explicadas con más profundidad en “Todo lo que debes saber sobre el proceso de cicatrización de la piel”):

  1. Fase de coagulación o hemostática, en la que el objetivo es frenar la hemorragia formando un coágulo.
  2. Fase inflamatoria o de limpieza, que representa una respuesta protectora de nuestro organismo ante agentes y bacterias que puedan ser un peligro para el tejido.
  3. Fase proliferativa o de granulación, en la que se empieza a generar nuevo tejido sobre la herida.
  4. Fase de remodelación y maduración, cuando se forma el tejido cicatricial.

Factores que afectan a la cicatrización de heridas

Si tienes una herida o lesión reciente en la piel te interesa saber que existen algunos factores que afectan directamente en su proceso de cicatrización, dificultándolo o ralentizándolo.

A continuación te listamos los más comunes:

1. La edad avanzada

A medida que vamos cumpliendo años, la estructura de nuestra piel va modificándose, perdiendo su capacidad natural de regeneración, así como su densidad y elasticidad, como te contamos en otro artículo. A partir de cierta edad, la producción natural de colágeno y elastina disminuye considerablemente, por lo que la dermis pierde su capacidad de volver a su estado normal después de una lesión. Por ese motivo, las personas de edad avanzada experimentan un proceso de cicatrización de las heridas más lento y probablemente las cicatrices que les queden en la piel sean más visibles que en las pieles jóvenes.

2. Los alimentos que comemos y el nivel de hidratación

Para tener una piel sana, protegida y con una buena capacidad de regeneración y cicatrización nuestra alimentación es un factor clave. Si queremos ayudar a nuestra dermis a cicatrizar más rápido, deberemos incluir en nuestra dieta alimentos ricos en colágeno (o que nos ayuden a aumentar su producción natural), zinc y vitaminas C y A, tales como: proteína animal (carne magra, salmón…), pimiento rojo, cerezas, fresas, naranja, huevo, frutos secos, lentejas, productos lácteos, etc.

alimentos buenos para la piel

Por otro lado, si te encuentras en pleno proceso de cicatrización de una herida, es fundamental que mantengas unos altos niveles de hidratación y bebas agua con frecuencia. Mantener tu organismo hidratado ayudará a suministrar oxígeno y los nutrientes que tu piel necesita para mejorar el proceso de curación y cicatrización de las heridas.

3. La malnutrición

En relación con el punto anterior, la malnutrición, es decir, las carencias, excesos y desequilibrios de la ingesta calórica y de nutrientes también pueden incidir en la cicatrización. En personas con sobrepeso, obesidad o desnutrición, la cicatrización puede ser más lenta y puede existir más riesgo de que la herida se infecte, ya que son patologías que afectan al sistema inmunológico.

4. Los hábitos de vida

Como te hemos contado en numerosas ocasiones, tu estilo de vida afecta directamente a la salud de tu piel y a la cicatrización. No descansar las horas necesarias, padecer situaciones de estrés o fumar, entre otros malos hábitos, alteran la oxigenación y regeneración de las células cutáneas.

5. Las características y el estado de la herida

Entre los factores que afectan a la cicatrización, no podemos olvidar las particularidades propias de la herida: si se han hecho las curas correctamente, si se mantiene limpia y en buenas condiciones higiénicas, si se ha infectado, si la piel de la herida está excesivamente seca… Además, si se trata de una herida de repetición o una cirugía mayor, la capacidad de la piel para recuperarse también disminuye.

6. Algunas enfermedades crónicas

Hay algunas enfermedades que pueden ralentizar o complicar el proceso de cicatrización como, por ejemplo, la diabetes (altera la producción de glóbulos blancos, entre otros), la presión arterial baja, afecciones de la glándula tiroides… Son patologías que afectan al aporte de oxígeno y/o nutrientes de las células de la piel y disminuyen la síntesis de colágeno, por lo que deberás consultar con el personal sanitario en caso de padecerlas y tener heridas que deban cicatrizar.

7. Cierta medicación y tratamientos

Del mismo modo que hay afecciones de base que pueden empeorar la cicatrización, si estás tomando medicación como corticoides, estrógenos, antiinflamatorios no esteroideos o inmunodepresores, entre otros, deberás consultarlo en tu farmacia de confianza si estás en pleno proceso de cicatrización. Del mismo modo, consulta con tu especialista cómo puedes mejorar el proceso de cicatrización si te encuentras en tratamiento con quimioterapia o radioterapia.

Algunos consejos para tu herida

Ahora que ya sabes qué factores afectan a la cicatrización, te dejamos 3 consejos para curar tu herida y hacer que cicatrice mejor, en la medida que sea posible:

  • Mantén la herida limpia y evita tocarla.
  • Sigue siempre las indicaciones del personal sanitario en cuanto a las curas que debes seguir y a productos que puedas usar para cerrar la herida y acelerar el proceso de cicatrización (geles, pomadas, cremas cicatrizantes…).
  • Estate alerta ante cualquier signo de infección: mal olor, supuración, fiebre, dolor intenso…

Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel, el mejor aliado para tu cicatriz

productos bio oil

Superado el proceso de cicatrización, cuando la herida esté cerrada y con costra, puedes usar Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel para tratar tu cicatriz y mejorar su aspecto. Avalado por sus años de experiencia, sus ensayos clínicos y numerosos premios internacionales, está formulado a base de aceites naturales (de lavanda, caléndula, manzanilla y romero) y vitaminas A y E que, entre otros beneficios, mejoran la elasticidad y regeneración de la piel.

Para lograr que la cicatriz mejore su aspecto en cuanto a tono, volumen y textura, es necesario que apliques Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel sobre ella haciendo un ligero masaje hasta que se absorba el producto, 2 veces al día durante un mínimo de 3 meses. Es importante que si la cicatriz está expuesta al sol, apliques protección solar después para evitar hiperpigmentaciones.

¿Qué tal si lo pruebas y nos compartes tus resultados?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Siguiente