Blog post

Los 5 mejores tips para combatir la flacidez de tu piel

7 marzo, 2019

Con el paso de los años nos invade una cierta sensación de que nuestro cuerpo ya no es lo que era. En el caso de la piel, las preocupaciones más frecuentes al envejecer están relacionadas con las manchas cutáneas en manos y rostro, las patas de gallo, las arrugas… y también la flacidez. Por eso un buen día te encuentras buscando la mejor crema reafirmante corporal o los ingredientes para hacerte un lifting facial casero, para volver a tener la piel tersa que lucías antaño. Desde este artículo queremos explicarte cómo combatir la flacidez con consejos simples y de fácil aplicación, así como sus causas y zonas de mayor afectación, para poder prevenir o retardar su aparición y que tu piel se mantenga firme y en su sitio el mayor tiempo posible.

¿Qué es la flacidez en la piel y en qué partes del cuerpo afecta más?

Entendemos por flacidez corporal la pérdida de tono y firmeza en la piel, que presenta un aspecto decaído y flojo. Esta falta de sujeción se debe a la disminución de elastina y colágeno (los principales responsables de otorgarle elasticidad y resistencia a nuestra dermis) que vamos experimentando en el proceso de envejecimiento cutáneo a lo largo de los años.

Además de la edad y de una cierta predisposición genética, la flacidez también puede verse acelerada por los hábitos de vida poco respetuosos con nuestra piel como, por ejemplo, un exceso de exposición a los rayos solares sin protector.

En lo que se conoce como fotoenvejecimiento (envejecimiento de la piel a causa de un abuso de la radiación solar), se produce una oxidación celular y se deshidrata la dermis, hechos que afectan negativamente a las fibras de colágeno y elastina, destruyéndolas. En este sentido, te recomendamos un artículo donde te detallamos los efectos del sol en tu piel (tanto positivos como negativos).

Otros factores como pérdidas o aumentos bruscos de peso, fumar, seguir una dieta baja en proteínas o el sedentarismo también pueden propiciar la flacidez corporal.

¿Dónde afecta más la flacidez?

Las zonas del cuerpo más propensas a la flacidez son aquellas donde la piel es más fina y sensible a los cambios: la parte interna de los brazos, el abdomen, los muslos y el rostro. En muchas ocasiones la flacidez va acompañada de estrías. Si quieres ampliar información sobre cómo prevenir y tratar las estrías, te animamos a que leas algunos de los artículos que hemos escrito sobre el tema.

Por este motivo, cuando nos referimos a flacidez corporal, según donde la padezcamos podemos distinguir entre:

  • Flacidez facial y del cuello. La pérdida de firmeza en la piel del rostro provoca descolgamiento facial y arrugas. Donde antes empezamos a notar esta falta de tersura es en los párpados, en las mejillas y mandíbula, en los surcos nasogenianos (justo debajo de los pómulos, es el signo de expresión que tenemos entre las alas de la nariz y la mejilla) y en la papada. La flacidez facial le da un aspecto cansado y apagado a nuestro rostro.
  • Flacidez en los brazos y piernas. La piel de la parte interna de los brazos y los muslos también sufre pérdida de firmeza y tiende a descolgarse con la edad, a la par que el tejido muscular también pierde tono si no se ejercita con regularidad.
  • Flacidez abdominal y en los pechos. Se puede producir después de un cambio repentino de peso o de un proceso de estiramiento fuerte de la piel, como sucede durante el embarazo (sobre todo en embarazos múltiples). La piel del abdomen se presenta flácida y sin tono muscular y el pecho queda caído y sin firmeza.

Los 5 mejores consejos para combatir y prevenir la flacidez

1. Practica ejercicio físico de forma regular y mantén un estilo de vida saludable

¡Pon fin al sedentarismo! Estar en buena forma con ejercicios moderados como caminar, marcha nórdica, fitness, natación, ir en bicicleta, pilates… hará que los músculos estén fuertes y con buen tono y ayudará a atrasar la temida flacidez de la piel. También se puede trabajar la musculatura con ejercicios específicos para tonificar las partes del cuerpo más afectadas por la falta de firmeza: brazos, piernas, glúteos…  Después del ejercicio y la ducha de rigor, aplícate una crema reafirmante, como veremos más adelante.

flacidez facial

Obviamente, no es nada recomendable fumar (el tabaco afecta a la producción de elastina y colágeno y no permite una correcta oxigenación de la piel) ni tomar bebidas con alcohol.

2. Toma el sol con precaución y con protección

Como siempre recomendamos desde Bio-Oil, hay que evitar las horas de mayor radiación solar y usar siempre un buen factor con protección solar, tanto en invierno como en verano. La piel tiene memoria y las quemaduras solares o el exceso de sol en la piel pueden provocar a largo plazo envejecimiento cutáneo prematuro, pues se alteran las fibras de colágeno y elastina y aparece la temida flacidez, entre otras afecciones.

3. Olvídate de las dietas milagro o exprés y saborea la dieta mediterránea

Aléjate de las dietas que te hagan perder (o ganar, según el caso) peso en muy poco tiempo, ya que los cambios bruscos son siempre enemigos de la piel y de su firmeza.

La dieta mediterránea, rica en frutas y verduras, proteínas, hidratos y grasas insaturadas como el Omega-3, es la mejor opción para comer variado y saludable y controlar el peso. En el caso del cuidado de la piel, puedes apostar por alimentos ricos en vitamina E, para mantener una dermis joven y radiante (aceite de oliva o maíz, almendras, nueces, pipas de calabaza, brócoli, acelgas, aguacate…), como te contamos en “La vitamina E, el antioxidante natural que mantiene joven tu piel”.

No olvides beber agua a diario, pues te hidrata tanto por dentro (organismo) como por fuera (piel).

4. Utiliza una buena crema hidratante reafirmante

Podemos encontrar en el mercado una gran variedad de cremas reafirmantes, tanto corporales como faciales, que prometen darle firmeza a la piel, a la par que suavizar las arrugas y proporcionar un aspecto más joven. Las cremas reafirmantes se presentan sobre todo en formato crema, sérum o gel.

Un buen tratamiento reafirmante corporal o facial debe contener principios activos que mitiguen la pérdida de tensión en la epidermis, la regeneren y estimulen la producción de elastina y colágeno como, por ejemplo: ácido salicílico, ácido glicólico, ácido hialurónico, centella asiática, ácido cítrico, ácido láctico, algas, vitaminas A, C y E, té verde, cafeína, coenzima Q10, entre otros.

Por otro lado, hay quien combina el uso regular de una crema reafirmante con la ingesta de complementos nutricionales enfocados a propiciar la producción natural de colágeno.

5. Conoce los tratamientos estéticos antiflacidez

Para combatir la flacidez y hacer que la piel recupere su firmeza, además de los puntos anteriores y de la crema reafirmante, hay otros tratamientos específicos (en ocasiones se pueden combinar entre ellos -consúltalo siempre con un/a especialista-):

radiofrecuencia facial
  • Radiofrecuencia. Se trata de un tipo de onda electromagnética que aumenta la temperatura de los tejidos cutáneos para estimular la producción de colágeno y elastina. La radiofrecuencia facial es un tratamiento que si funciona permite un efecto lifting facial sin cirugía, ya que puede evitar tener que pasar por quirófano.
  • Crioterapia. Se reduce la flacidez tonificando la piel mediante esta técnica que combina frío y calor.
  • Electroestimulación. Se usan electrodos de estimulación cutánea para producir contracciones musculares que aumentan el tono muscular y la firmeza de la dermis.
  • Masajes reafirmantes para recuperar la elasticidad y tersura de la piel.
  • Mesoterapia. Son infiltraciones en la epidermis de vitaminas, ácido hialurónico y/o silicio orgánico, entre otros principios activos, mediante agujas muy finas, que estimulan la producción de elastina y colágeno.
  • Hilos tensores o “hilos mágicos”. Se implantan a nivel de la dermis unos hilos de un material reabsorbible, que induce la síntesis de colágeno y elastina y regenera los tejidos, por lo que se recupera la firmeza en poco tiempo.
  • Tratamientos que eliminan la grasa y, de paso, la flacidez (liposucción, drenajes linfáticos, láser, ultrasonidos, etc.)
  • Cirugía. En algunos casos en que se ha perdido mucho peso de golpe, se recurre a la cirugía para retirar la piel sobrante. Será necesario complementarlo con ejercicio para recuperar el tono muscular.

En cualquier caso, acude siempre a centros autorizados y con supervisión médica para realizar alguno de los tratamientos para la flacidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior Siguiente