Melasma: ¿qué es y cómo tratarlo?

6 octubre, 2020

Es la eterna pregunta: ¿existe algún tratamiento eficiente para atenuar el melasma? Y es que esta mancha benigna de color café con leche supone la preocupación de muchas mujeres, ya que tiene una gran capacidad de reaparecer una vez tratada.

Además, su origen está asociado a un acto muy cuotidiano, como es la exposición solar, o incluso a ciertos cambios hormonales, especialmente los acontecidos debido al embarazo, por lo que su presencia es muy frecuente en este colectivo.

Desde Bio-Oil®, referentes en el cuidado de la piel, te contamos todo lo que tienes que saber sobre esta afección cutánea tan común: qué es, cuáles son los factores desencadenantes y las diferentes tipologías, así como los posibles tratamientos y qué debes hacer para evitar la formación de estas manchas. ¡Toma nota!

¿Qué es el melasma?

El melasma, también conocido como cloasma o “máscara del embarazo” (por la similitud con una máscara oscura sobre el rostro), es una afección que se manifiesta en forma de hiperpigmentación cutánea y consiste en la aparición de manchas oscuras e irregulares en la piel.

Estas se localizan normalmente en las áreas más expuestas al sol, sobre todo en el rostro (la nariz, los pómulos, la frente, el labio superior y el mentón), el cuello y en los antebrazos, aunque también puede afectar a otras zonas del cuerpo.

Esta patología de la piel, mucho más común en mujeres que en hombres, no es nociva, por lo que simplemente se la considera una cuestión estética.

manchas faciales

Tipologías de melasma

Los/as dermatólogos/as emplean la luz de Wood para determinar el tipo de melasma del paciente, que se encuentra dentro de la siguiente clasificación:

  • Melasma epidérmico: es de color marrón y con bordes muy bien definidos. Es una clase de melasma que afecta a la capa más superficial de la piel.
  • Melasma dérmico: sus manchas son de color gris-azulado y, al contrario que el melasma epidérmico, su área de actuación se centra en las capas más profundas de la piel.
  • Melasma mixto: también denominado melasma combinado, como su nombre indica es una mezcla de las dos afecciones anteriores, por lo que las manchas de la piel muestran un aspecto pardo-grisáceo.

Causas de la aparición del melasma

Como hemos visto en múltiples artículos de nuestro blog, la melanina es el pigmento que define nuestro color de piel. Y es el incremento de esta sustancia el que origina esta particular afección. Aunque en la actualidad se desconoce por qué se produce este aumento de melanina, sí es cierto que existen diversos factores desencadenantes que se relacionan con la aparición del melasma:

manchas embarazo
  • Alteraciones en los niveles hormonales, motivadas por el uso de anticonceptivos orales y las que se originan por el embarazo.
  • Exposición solar intensa y a la luz ultravioleta. Evidentemente, una sobrexposición al sol sin tomar las precauciones recomendadas por los especialistas tiene consecuencias negativas a corto y largo plazo, por ejemplo, las manchas en la piel.
  • Predisposición genética. La herencia genética es una de las causas principales por las que las personas pueden llegar a desarrollar este tipo de mancha en la piel

¿Cómo prevenir el melasma?

La medida más efectiva a la hora de prevenir la aparición del melasma o disminuir su gravedad consiste en evitar, en la medida de lo posible, los factores citados en el apartado anterior. Sobre todo es fundamental que mantengamos unos buenos hábitos a la hora de tomar el sol, tal y como te explicamos en el post “¿Cómo prevenir las manchas solares este verano?”. A modo de resumen:

cuidar piel sol
  • Aplícate un buen fotoprotector solar durante todo el año, que sea capaz de protegerte tanto de los rayos UVA como de los UVB (FP 50 o más). La frecuencia de uso también es importante, sobre todo en verano, ya que deberás aplicártelo cada 2 horas como máximo y después de cada baño.
  • Evita la exposición solar durante las horas más perjudiciales, es decir, de las 11h a las 16h. Además, si quieres broncear de forma saludable tu piel y prevenir la aparición de manchas, deberás hacerlo progresivamente.
  • Sigue una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables, con el objetivo de que tu piel adquiera más defensas ante el sol. Para ello, incluye en tus platos alimentos con antioxidantes y vitaminas para la piel como la B, C o E. Asimismo, es primordial que bebas mucha agua para mantener hidratado todo tu organismo.
  • Ten especial precaución si cuando te expongas a los rayos solares estás bajo tratamiento médico y tomas algún fármaco fotosensible, puesto que el riesgo de sufrir lesiones se multiplica.

¿Cómo tratar el melasma?

Antes de entrar en materia, insistimos una vez más en la necesidad de acudir a un especialista para que nos revise la piel de forma periódica o siempre que detectemos alguna afección cutánea. Obviamente un óptimo diagnóstico es indispensable para que el tratamiento llegue a buen puerto.

El mejor tratamiento es la prevención, pero si el melasma ya ha hecho presencia en tu piel, no te preocupes, hay algunas terapias (tanto tópicas como físicas) que pueden ayudar a atenuarlo.

El peeling químico

Hacemos referencia al peeling químico cuando la exfoliación, es decir, la supresión de las células muertas de la piel, se consigue con la aplicación de distintos componentes químicos, que actúan eliminando las capas cutáneas superficiales. Este sistema estimula la regeneración celular de la piel, por lo que reduce considerablemente el melasma.

La terapia láser

El láser es más efectivo que el peeling químico para tratar las pigmentaciones más profundas de la piel, aunque también tiene un óptimo índice de efectividad sobre la epidermis. Además, el/la dermatólogo/a puede controlar en mayor grado la intensidad del tratamiento en función de las propias características del melasma, por lo que podríamos concluir que su acción es más precisa.

Tratamientos de uso tópico

Los/as dermatólogos/as también prescriben cremas tópicas con un alto poder de despigmentación, que contienen ciertos principios activos, como la hidroquinona, la tretinoina o incluso corticoides. Son sustancias que únicamente deben emplearse bajo indicación y control médico, y solo pueden usarse durante un periodo limitado de tiempo, porque puede originar irritación cutánea y lo que se conoce como hiperpigmentación post-inflamatoria.

Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel para tratar el melasma

Bio-Oil Aceite en el proceso de cicatrización de la piel

Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel aporta grandes beneficios a la hora de tratar y atenuar el melasma, incluso en la gestación, porque es un producto sin parabenos totalmente inocuo, seguro para ti y para tu bebé. Así, los ingredientes activos de su innovadora formulación, específicamente el palmitato de retinol (conocido también como vitamina A), el acetato de tocoferol (vitamina E) y las beneficiosas propiedades del bisabolol (extracto vegetal) forman el tándem perfecto para mejorar la hiperpigmentación cutánea y, por consiguiente, el aspecto del propio melasma. Por este motivo, te aconsejamos que lo apliques sobre la piel limpia y seca, dos veces al día, a partir del segundo trimestre de embarazo.

Además, resulta el tratamiento más eficaz para optimizar notablemente el aspecto de la dermis en alteraciones como estrías o cicatrices, tal y como lo avalan sus numerosos ensayos clínicos y los más de 400 premios internacionales recibidos.

Se trata de un aceite ligero que, gracias al innovador componente PurCellin Oil™, también resulta muy fácil de aplicar y se absorbe en muy poco tiempo. Y al ser no comedogénico, no te dará ningún problema de granitos o acné propio del embarazo. Y recuerda, como hemos dicho con anterioridad, sus componentes (vitaminas A y E y aceites esenciales de caléndula, lavanda, romero y manzanilla) te ayudarán a unificar la tonalidad natural de tu piel y a optimizar el aspecto de tus manchas. ¡Pruébalo y cuéntanos tu experiencia!

Por último, es importante que tengas presente que Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel es fotosensible, por lo tanto, sí absorbe los rayos solares. Así que siempre, tras aplicarte el aceite, protégete bien del sol con un buen factor de protección solar.

Si quieres más información de todos los beneficios de Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel, échale un vistazo a nuestra sección de preguntas frecuentes. ¡Y disfruta de una piel sana y bella!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Siguiente