Blog post

Peeling, el complemento perfecto de Bio-Oil para tratar manchas, estrías y cicatrices

11 abril, 2019

En el cuidado de la piel es fundamental incentivar la renovación de la dermis de forma periódica con un exfoliante corporal y/o facial, limpiar las impurezas que vamos acumulando y favorecer la regeneración de los tejidos cutáneos. Para lograr este objetivo de mejorar la apariencia y textura de la piel existen técnicas como el peeling, que consiste justamente en la destrucción de células muertas para dar paso a nuevas capas de la dermis y la epidermis que crecen a partir de tejido sano. En este artículo profundizamos acerca de qué es un peeling, para qué sirve, qué tipologías de peeling puedes encontrar y cómo puede resultar un complemento ideal a la hora de tratar manchas, estrías y cicatrices.

¿Qué es un peeling?

La palabra ‘peeling’ es en realidad un anglicismo cuyo significado original es “que se está pelando”, algo así como despellejar o decapar. En sentido literal, sería aquello que nos ocurre cuando de forma imprudente tomamos el sol sin protección solar y nos quemamos la piel: después de la quemadura, la dermis dañada se pela.

Así, siguiendo este paralelismo, un peeling es una técnica en la que se exfolia conscientemente la piel, ya sea mediante procedimientos físicos o a través de la aplicación de productos químicos, y que provoca la eliminación de tejido cutáneo dañado para favorecer que se regenere a partir de capas sanas y más profundas de la dermis.

Aunque muchas personas asocian el peeling a tratamientos cosméticos para eliminar impurezas y tener una piel más rejuvenecida y radiante, debes saber que es un procedimiento frecuente para tratar marcas en la piel como manchas, estrías y cicatrices (atróficas como las que produce el acné, hipertróficas o queloides), entre otras.

¿Qué tipos de peeling hay?

En función de cómo se realiza, el peeling puede ser:

  • Peeling mecánico: la exfoliación se realiza por acción mecánica y con la ayuda de instrumentos. Aunque la intensidad y profundidad de estos aparatos puede regularse, se utiliza sobre todo para problemáticas más leves o superficiales de la epidermis.
  • Peeling químico: la exfoliación es realizada por sustancias químicas aplicadas sobre la piel. Tiene distintos grados de profundidad y sirve tanto para exfoliaciones superficiales como para tratar marcas más profundas.

Peeling mecánico: dermoabrasión y microabrasión

La dermoabrasión es una técnica superficial que se basa en la eliminación parcial o total de capas de la epidermis mediante la acción mecánica de un cepillo o torno, utilizado por un/a especialista, que abrasa el tejido cutáneo girando a gran velocidad.

Por otro lado, la microabrasión es otro procedimiento dentro del peeling mecánico con una función muy similar, ya que consiste en el uso de minúsculos cristales que pulen la piel y eliminan las células muertas.

Tanto en el caso de la dermoabrasión como en el de la microabrasión, el objetivo es una piel más lisa, elástica y uniforme.

microdermoabrasión, dermoabrasión

Peeling químico

En cambio, hablamos de peeling químico cuando la exfoliación se consigue con la aplicación de distintos componentes químicos (solos o combinados) que actúan eliminando las capas superiores de la piel. El uso de unas sustancias u otras, determinadas por un/a especialista, dependerá de la afección cutánea que busquemos resolver.

Los componentes químicos más utilizados en esta tipología de peeling son los siguientes:

  • Enzimas. El peeling enzimático es la opción menos agresiva ya que se obtiene de ciertas frutas y, a no ser que se combine con otros elementos, no contiene ácidos. El peeling enzimático limpia en profundidad los poros de la piel y la exfolia. Es apto para todo tipo de pieles.
  • Ácido láctico. El peeling químico con ácido láctico proporciona una exfoliación suave, deja la piel lisa y luminosa, y es una buena opción para introducirse en el mundo de los peelings faciales y corporales. Se suele usar para tratar las manchas en la piel, por las propiedades blanqueantes de este componente.
  • Ácido mandélico. También se considera un componente de acción suave y poco irritante, por lo que es apto para pieles sensibles o con afecciones como la rosácea. El peeling químico con ácido mandélico es un tratamiento indicado para atenuar manchas y cicatrices en rostro y/o cuerpo, ya que actúa homogeneizando el tono de la piel. También se usa para reparar efectos nocivos del sol en la piel y suavizar las arrugas.
  • Ácido glicólico. El peeling químico a base de ácido glicólico es un potente exfoliante limpiador que se utiliza sobre todo para tratar problemas de manchas (hiperpigmentaciones), marcas de acné o signos de envejecimiento como las arrugas.
  • Ácido salicílico. Es el más utilizado para difuminar las cicatrices producidas por acné y por sus propiedades está indicado para pieles grasas o con tendencia acneica.
  • Ácido retinoico, que estimula la producción de colágeno y acelera la regeneración de la piel, es un componente que se encuentra en productos antiaging, pues suaviza arrugas y líneas de expresión.
  • Ácido kójico, una sustancia natural procedente de Japón que posee propiedades blanqueantes (inhibe la producción de melanina) y antioxidantes, y que se utiliza frecuentemente como tratamiento anti-manchas cutáneas.
  • Ácido tricloroacético, también conocido como peeling TCA. Es un peeling químico más intenso en el que la piel pierde las capas superiores tras hacerlo. Se usa para mejorar las hiperpigmentaciones, estrías, líneas de expresión, cicatrices y pieles fotoenvejecidas.
  • Ácido carbónico, también conocido como peeling fenólico o de fenol. Es uno de los procedimientos más intensos que existen actualmente, siendo capaz de actuar en las capas más profundas de la piel.
  • También existen peelings químicos que se obtienen combinando distintas sustancias como, por ejemplo, el peeling Jessner (por el dermatólogo Max Jessner), que mezcla ácido láctico, resorcinol, ácido salicílico y ácido glicólico para obtener mejores resultados.
peeling químico

Aunque hay quien se aventura a preparar un peeling químico casero y a aplicárselo sin ningún tipo de supervisión, te recomendamos que siempre que quieras hacerte un peeling en cuerpo o rostro, o preparar alguna mascarilla facial con determinadas sustancias, te pongas en manos de centros de referencia con todas las garantías y conocimiento, ya que te indicarán qué tipo de exfoliación es la más adecuada según la problemática que quieras abordar y evitarás riesgos o irritaciones innecesarias. Además, según qué sustancias exfoliantes requieren de anestesia local y, en la mayoría de casos, la piel necesitará un cierto tiempo de recuperación posterior.

¿Por qué el peeling es el mejor aliado de Bio-Oil para mejorar el aspecto de tu piel?

Cuando buscas difuminar estrías, cicatrices o manchas, el aceite multiusos Bio-Oil® forma un tándem perfecto con la técnica del peeling. Se trata de un aceite ligero, que se absorbe en pocos segundos y que contiene en su formulación aceites esenciales (camomila, lavanda, romero y caléndula) y vitaminas A y E, que además de hidratar y mantener la piel en niveles óptimos de humedad, incide directamente sobre las marcas de la piel, como así lo avalan los estudios clínicos realizados.

Además, después de una exfoliación facial más intensa (por ejemplo, en casos de peelings químicos con sustancias corrosivas), Bio-Oil posee propiedades calmantes y balsámicas, que aportarán bienestar y alivio a tu dermis.

¿Cómo se aplica Bio-Oil?

Bio-Oil debe aplicarse con las yemas de los dedos, haciendo un suave masaje, 2 veces al día durante un mínimo de 3 meses. Puedes usarlo en tu rutina diaria de belleza para mantener tu piel radiante y mejorar el aspecto de manchas, estrías y cicatrices.

Debes tener en cuenta que el aceite es fotosensible, es decir, no protege de sol, así que siempre que te lo pongas, si tienes previsto salir a la calle o tomar el sol debes aplicarte protector solar después.Bio-Oil es un producto no comedogénico (no produce acné ni granitos) y apto para todo tipo de pieles, por lo que puedes aplicarlo en el rostro. Si lo usas después de un peeling o exfoliación facial o corporal, aumentarás las probabilidades de tener una piel más sana, rejuvenecida, uniforme y libre de imperfecciones. ¿A qué esperas para probarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior Siguiente