Blog post

¿Por qué pica la piel?

25 julio, 2018

¿Sabías que el picor en la piel es el síntoma más frecuente en dermatología y afecta a un tercio de la población? Esta sensación tan molesta, también conocida con el nombre de prurito, puede derivar de una lista interminable de motivos. Desde los más comunes, como la piel deshidratada, hasta los más severos, como algunas patologías dermatológicas: dermatitis atópica, urticaria o psoriasis.

Como otro órgano más del cuerpo, nuestra piel está expuesta a numerosos agentes externos. Y como es lógico, también posee sus propios mecanismos de defensa. En este caso, la sensación de picor. Así, cuando nos pica la piel, suele tratarse de una señal de alerta que produce nuestro cerebro para que estemos atentos a cualquier amenaza. Y es que, tal y como publicó la prestigiosa revista Science, tenemos células nerviosas dedicadas exclusivamente a gestionar la sensación de picor.

En Bio-Oil® te explicamos las causas más frecuentes por las cuales pueden producirse los picores en la piel, así como sus posibles soluciones. Si te estás preguntando cuál es tu caso en particular, quizá lo puedas identificar en el siguiente listado.

1. Piel seca y deshidratada

Xerosis es el nombre médico que se emplea para denominar a la piel seca y deshidratada. La superficie de la piel tiene una capa de grasa invisible que actúa como barrera para evitar que la humedad desaparezca. En un clima muy seco, por lo general, esta capa de lípidos es incapaz de retener la humedad de la piel y ésta se escapa. El resultado es una piel áspera que produce picor y que puede llegar a adquirir un aspecto escamoso. Además, el baño diario puede agravar este problema, ya que elimina la capa de lípidos naturales debido a los efectos astringentes del jabón y el agua.

Solución:

Para hidratar tu piel, es vital que sigas unos hábitos de alimentación saludables y bebas mucha agua, así como que uses periódicamente productos como Bio-Oil, que complementan la capa natural de grasa de la piel, ayudando a restaurar su función bloqueadora para retener la humedad.

productos bio oil

 

2. Dermatitis

La más común es la dermatitis atópica, pues afecta a entre un 2% y un 5% de los adultos y entre un 10% y un 20% de los niños. Es una enfermedad inflamatoria de la piel, caracterizada por una piel seca, descamada e irritable, que aparece fundamentalmente en las superficies flexoras de codos y rodillas, el cuero cabelludo, la cara y el torso. Produce un escozor intenso que lleva al rascado frecuente, con la consiguiente aparición de lesiones de eczema y, si es crónico, causa el progresivo adelgazamiento de la piel.

No se conoce su origen exacto, aunque se cree que están involucrados factores genéticos y disfunciones del sistema inmunitario, así como factores ambientales y otras alteraciones que intervienen en la permeabilidad de la piel.

Solución:

Según la Asociación de Familiares y Pacientes de Dermatitis Atópica, “el hábito del cuidado de la piel con dermatitis atópica ha de ser constante y para toda la vida, ya que es más sensible a las agresiones externas, además de ser más seca. Si el manto ácido de la piel se recompone, disminuye la sequedad y con ella el picor, que es el principal síntoma de la dermatitis atópica”.

También afirman que “los productos empleados para la higiene han de ser poco irritantes: es mejor evitar los jabones alcalinos y, en general, es preferible que no contengan perfume”.

En resumen, hidratar la piel frecuentemente también es fundamental para evitar el picor que se asocia a este tipo de cuadro. Incluso 3 ó 4 veces al día. Y en brotes más severos, el dermatólogo puede recetar una crema con corticoides para aliviar la picazón.

3. Estrés

El estrés empeora el picor. Cierto. Pero, ¿por qué? Los especialistas afirman que el cerebro y la piel proceden de las mismas células. Como consecuencia de esta conexión, cuando vivimos temporadas de estrés inevitablemente se reflejará en nuestra piel, ya sea en forma de picores intensos, rojeces o descamación.

Solución:

Debes trabajar en tu bienestar emocional para estimular las famosas hormonas de la felicidad: la serotonina, la dopamina o la endorfina. Por ejemplo, haz alguna actividad que te divierta o te relaje, practica deporte diariamente, aliméntate de forma saludable y, sobre todo, respeta tus horas de sueño.

picazon cuerpo

4. Intolerancia o alergia al sol

¿El sol produce picores? Sí. Es una reacción del sistema inmunológico ante la exposición directa de nuestra piel. Habitualmente, algunas personas muestran una erupción en la cara, en el escote o en las extremidades después de tomar el sol varias horas y que produce unos picores muy incómodos.

Solución:

La mejor solución, como ya hemos comentado en artículos anteriores, es la prevención. ¡Sigue nuestros 5 consejos para cuidar la piel en verano!

5. Hongos

¿Quién no ha padecido alguna vez picores originados por estos diminutos parásitos? Los hongos cutáneos suelen aparecer en las zonas donde se acumula el sudor: las manos y los pies e incluso en las axilas o en la espalda. Se materializan en forma de manchas de color rojizo o blanco y, además de los picores, van acompañados de un enrojecimiento de la piel muy característico. Son frecuentes en verano, ya que se contagian con muchísima facilidad en ambientes húmedos, como por ejemplo en piscinas.

Solución:

Nuestro consejo es que acudas a un dermatólogo, porque es el experto en este tipo de patologías y necesitarás un tratamiento específico para subsanar tu piel.

Soluciones eficientes para el picor en la piel

Existen una serie de recomendaciones generalizadas cuando se padecen picores en la piel, que pueden hacer que disminuyan e incluso desaparezcan completamente.

  • Usar prendas de vestir confeccionadas en materiales naturales, 100% de algodón. Evita la ropa sintética, puesto que no permite que la piel respire (y más en épocas de altas temperaturas), promoviendo la irritación de la piel y la consecuente picazón.
  • Aplicar periódicamente productos con un alto poder de hidratación, libres de parabenos, como es el caso de Bio-Oil. Avalado por más de 14 estudios científicos, es una combinación de extractos vegetales y vitaminas suspendida en una base de aceite. Contiene el innovador componente PurCellin Oil™, que modifica la consistencia general de la formulación y la transforma en un aceite ligero y no graso. Esto garantiza que todos los beneficios de las vitaminas y los extractos vegetales sean absorbidos por la piel, aportándole la dosis de hidratación que necesita.
  • Emplear jabones con pH neutro. El hecho de utilizar este tipo de geles para nuestra higiene no solamente contribuye a la optimización de nuestro sistema inmunológico, sino que, además, ayudan a evitar irritaciones u otras reacciones cutáneas que puedan ocasionar los jabones que contienen aditivos y aromas.
  • Si tu piel te pica, te está avisando que algo sucede. En Bio-Oil siempre aconsejamos que acudas periódicamente a un dermatólogo para que te realice las exploraciones cutáneas pertinentes para tu edad y tipo de piel.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Prev Post Next Post