Blog post

Todo lo que debes saber sobre el proceso de cicatrización de la piel

22 noviembre, 2019

El proceso de cicatrización de heridas es un procedimiento biológico complejo en el que se activan en nuestro cuerpo distintos agentes que cumplen su función, con el objetivo de reparar el daño causado y regenerar el tejido afectado. Ya sea por un corte, un arañazo, las marcas que puedan quedarte a consecuencia de una infección o un virus (como el acné o la varicela), o una incisión quirúrgica en la que es preciso cerrar con puntos de sutura, la cicatrización es el camino que recorre nuestra piel hacia la recuperación del tejido lesionado. Si te interesa conocer cómo es, qué fases conlleva la cicatrización y de qué modo se produce esta regeneración, así como por qué desde Bio-Oil® podemos ayudarte con el Aceite para el cuidado de la piel, ¡sigue leyendo!

El proceso de cicatrización… ¿qué es?

La piel es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano por su tamaño y por las funciones que desempeña. Es el revestimiento que cubre la superficie del cuerpo y lo separa del exterior, como vimos en el artículo sobre la anatomía y estructura de la piel: Las 3 capas de la piel: características y funciones.

Cuando, por el motivo que sea, la piel se lesiona se produce el llamado proceso de cicatrización. Entendemos como cicatrización a la sucesión de eventos naturales que se activan en nuestro cuerpo para reparar el daño causado. Estos eventos se suceden uno tras el otro, con ciertos momentos de solapamiento entre ellos. Es lo que conocemos como las fases de la cicatrización (o cascada de cicatrización), que detallaremos a continuación.

Fases de la cicatrización

Como te comentamos brevemente en la guía para curar y mejorar el aspecto de tus cicatrices, el proceso de cicatrización de una herida pasa por cuatro fases o estados, que van desde que se produce la lesión hasta que se restablece el tejido dañado. Si quieres saber cuánto tarda en cicatrizar una herida, debes tener en cuenta que cada piel es un mundo y que los tiempos indicados son aproximados.

Si durante el proceso de cicatrización de una herida observas cualquier anomalía, acude a tu centro de salud para que descarten posibles infecciones y te confirmen que todo marcha correctamente.

1. Fase de coagulación o hemostática

Comienza inmediatamente después de que se produzca la lesión que ha dañado el tejido y tiene como principal objetivo evitar la pérdida de sangre parando la hemorragia y formando un coágulo, de modo que tanto el sistema vascular como la función de los órganos vitales queden protegidos.

En esta primera fase, que suele durar entre 15 minutos y pocas horas, la sensación que percibimos es la de dolor por la herida o lesión sobre nuestra piel.

2. Fase inflamatoria o de limpieza

La fase de inflamación dentro del proceso de cicatrización de una herida se inicia como respuesta protectora de nuestro organismo, tratando de aislar aquellos agentes que representen un peligro para el tejido (sin la expulsión de las células afectadas no podría formarse nuevo tejido).

La secreción que produce la propia herida crea un medio antibacteriano natural, que expulsa las sustancias extrañas fuera de ella y, mediante la formación de una costra, impide que las bacterias puedan entrar.

Así, en esta fase inflamatoria en la que la herida se presenta enrojecida e hinchada y que dura entre 2 y 4 días aproximadamente después de la lesión, el objetivo es mantenerla limpia y sin infecciones. Las sensaciones pueden ser como de calor y en algunos casos también dolor.

3. Fase proliferativa o de granulación

La fase de proliferación dentro del proceso de cicatrización es aquella en la que comienza la formación del nuevo tejido sobre la herida, también conocido como tejido granular, y la reparación.

Dentro de esta fase se ponen en marcha 3 procesos:

  • Regeneración del tejido de la herida.
  • Constricción de los márgenes de la herida.
  • Cobertura de la herida (también llamada epitelización).

En esta fase proliferativa, que dura entre 10 y 20 días, podemos sentir prurito (picor) alrededor de la herida.

Fases del proceso de cicatrización de la piel

4. Fase de remodelación y maduración

Por último, la fase de remodelación cutánea y maduración es aquella en la que se forma el tejido cicatricial, mediante la contracción de la herida y la producción de colágeno.

Al principio, este tejido cicatricial es blando y presenta un tono rosado (o rojo claro) y conforme pasa el tiempo se vuelve más firme. Aunque en esta fase se observa una mejora en la producción de las fibras de colágeno para poder regenerar la piel lesionada, ésta nunca vuelve a tener la misma elasticidad ni las características de una piel sana donde no ha habido daños. Es por eso que observamos las marcas que dejan las cicatrices en nuestra piel.

Dependiendo de las características propias de la lesión, de su tamaño y profundidad, así como del tipo de piel y otros factores, esta última fase puede extenderse en el tiempo entre uno y dos años.

Fases de la cicatrización

Tipos de cicatrización

Una vez el tejido cutáneo se ha recuperado de la lesión y ha pasado por todas las fases de cicatrización, la cicatriz que nos queda en la piel puede tener numerosos aspectos. Dependerá de muchos factores, como el tipo de piel, la lesión que la ha producido, la parte del cuerpo donde esté, la edad… Hay personas en las que el aspecto de sus cicatrices es muy notorio, mientras que otras sus marcas son casi imperceptibles a simple vista.

A la hora de establecer los tipos de cicatrización nos fijaremos en la tipología de cicatrices que, a modo de resumen, son:

Cicatrices comunes

A nivel estético son las más deseadas ya que son aquellas en las que el proceso de cicatrización ha finalizado en buenas condiciones, sin alteraciones de ningún tipo y, a pesar de que al inicio hayan podido estar más oscuras o hinchadas, al cabo de poco tiempo son prácticamente invisibles.

Cicatrices atróficas

Se pueden reconocer porque se aprecian pequeños hoyuelos o hendiduras allí donde ha habido lesión inflamatoria, debidos a la falta de colágeno. En el proceso de cicatrización de la herida se ha producido tejido cicatricial para cubrirla, pero no se ha producido la cantidad suficiente de fibras para regenerar todo el tejido dañado.

Las cicatrices atróficas son las más frecuentes después de afecciones cutáneas como el acné.

Cicatrices hipertróficas

Si en la tipología anterior el problema es la insuficiente cantidad de fibras para reparar el tejido lesionado, en el caso de las cicatrices hipertróficas el exceso de fibras reparadoras es el causante de estas marcas elevadas que se forman en la fase de cicatrización. Si quieres profundizar acerca de ellas (características, cuidados, tratamientos…) te recomendamos este otro post donde las abordamos con más detalle.

Es importante matizar que las cicatrices hipertróficas se mantienen por encima de la herida, pero nunca la sobrepasan más allá de sus límites (entonces estaríamos hablando de queloides).

Cicatrices queloides

Las cicatrices queloides son un tipo de cicatriz en las que el tejido cicatricial que recubre la lesión sobrepasa sus límites, creciendo sin control y propagándose a otros lugares de la piel. Los fibroblastos actúan de forma anómala y generan mucho más colágeno del necesario, resultando una cicatriz excesiva y basta. Tienes más información sobre los queloides en este otro post.

Contracturas

Las contracturas se presentan sobre todo en aquellas cicatrices que atraviesan una articulación (codos, rodillas, tobillos, etc.), pudiendo incluso afectar a su movilidad. En estos casos, la piel queda tensada permanentemente.

Estrías

Las estrías son una forma de cicatrización que aparece cuando alguna parte de nuestro cuerpo (abdomen, senos, parte baja de la espalda, muslos, caderas, nalgas…) crece más rápido que la piel que la cubre. La piel se estira de tal manera que se rompen las fibras de colágeno y elastina de la dermis, de modo que aparecen estas pequeñas cicatrices en forma de estrías.

Los motivos pueden ser muy diversos, desde uno o varios embarazos, los cambios producidos en la adolescencia, un aumento o reducción brusca de peso, entre otros.

Tienes varios artículos en los que hablamos en profundidad sobre distintos aspectos de las estrías. ¡Consúltalos!

¿Por qué el aceite Bio-Oil está especialmente recomendado para mejorar el aspecto de las cicatrices?

Una vez la herida está completamente curada, sin laceraciones ni infecciones, puedes contar con la ayuda de tratamientos que pueden colaborar en el proceso de cicatrización a que la piel quede más lisa, suave y elástica.

Es el caso de Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel, líder mundial en el tratamiento de cicatrices. Su formulación contiene aceites esenciales provenientes de plantas como el romero, la lavanda, la camomila y la caléndula, todas con altos beneficios en la regeneración y cicatrización de la piel; además, también contiene vitaminas A y E, fundamentales en la recuperación de los tejidos dañados.

¿Cómo actúa cada componente de Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel sobre las cicatrices?

El aceite Bio-Oil actúa sobre las cicatrices mejorando su apariencia en cuanto a volumen, textura y color. Tras varios meses de aplicación regular, el aspecto de las cicatrices (sean del tipo que sean y del tiempo que haga que las tengamos) es más liso, uniforme y suave.

Veamos qué propiedades sobre las cicatrices tiene cada uno de los componentes presentes en su formulación:

  • Aceite de lavanda: es el principal encargado de contribuir y acelerar los procesos de cicatrización de heridas. También proporciona un efecto calmante y balsámico sobre la dermis.
  • Aceite de romero: trabaja eficientemente en la regeneración de tejidos cutáneos, ya que sus propiedades antisépticas y calmantes hacen que ayude en el proceso de cicatrización. Además, es antiinflamatorio y le aporta a la piel elasticidad, frescura y brillo.
  • Aceite de camomila: es un eficaz antiséptico, analgésico y bactericida, que tonifica, calma y restaura la piel cuando está inflamada. Está especialmente indicado para las pieles sensibles.
  • Aceite de caléndula: funciona estupendamente como regenerador de tejidos, por lo que mejora la textura de las cicatrices.
  • Vitamina A: fomenta la actividad enzimática y acelera la regeneración de la piel.
  • Vitamina E: es un gran antioxidante natural que mantiene la piel suave y fina y a la vez acelera la cicatrización de las heridas.

Avalado por estudios científicos y premios internacionales

El alto índice de efectividad del aceite Bio-Oil sobre las cicatrices está demostrado por numerosos ensayos clínicos, realizados sobre pieles de mujeres de distintas etnias y procedencias.

Por otro lado, la confianza y el prestigio también se respaldan en los más de 300 premios internacionales, siendo el producto más recomendado por colectivos científicos como el médico, el farmacéutico y el de comadronas, en el tratamiento de las cicatrices y estrías.

Bio-Oil Aceite en el proceso de cicatrización de la piel

¿Cómo se usa Bio-Oil Aceite para el cuidado de la piel para tratar las cicatrices?

El modo de empleo es muy sencillo, aunque requiere constancia y regularidad: aplícalo sobre la cicatriz que quieras disimular 2 veces al día (mañana y noche) durante un mínimo de 3 meses, haciendo un ligero masaje circular con los dedos hasta su completa absorción. El masaje sobre la cicatriz es importante para activar la circulación sanguínea de la zona y evitar adherencias.

Verás que gracias a su componente aceite PurcellinMR es un producto muy ligero que no deja sensación grasa y se absorbe en muy pocos minutos.

Debes tener en cuenta que aunque puedas mejorar su aspecto y difuminarlas, las cicatrices son permanentes por naturaleza y experimentan cambios a medida que van madurando.

Comentarios (2)

  • Carla Perez Garcia

    9 diciembre, 2019 at 11:41 am

    Buenas días ,
    Felicidades por este post. Yo estoy trabajando personalmente en un blog relacionado con los diferentes parches cicatrizantes y diferentes tipos de cicatriz y sin duda todas estas descripciones son super útiles para mi .
    Enhorabuena
    Carla

    1. Bio-Oil

      13 diciembre, 2019 at 2:15 pm

      ¡Muchas gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior