¿Talones agrietados? Causas y cuidados

25 junio, 2020

Llega el verano y con él destapamos algunas partes del cuerpo que habían estado cubiertas durante las estaciones de más frío. Una de estas zonas es la piel de los pies, una de las grandes olvidadas en las rutinas de cuidado y que más sufre de sequedad y grietas en los talones, entre otras afecciones derivadas. Por eso desde Bio-Oil, expertos en el cuidado de la piel, queremos profundizar en los talones agrietados, una problemática cutánea en la que la prevención y la hidratación constante de la piel serán fundamentales. Te ayudamos a detectar los principales síntomas y causas de las grietas en los pies y te indicamos cómo curar un talón agrietado con algunos de los tratamientos y remedios disponibles. ¿Nos acompañas?

¿Qué son los talones agrietados? Principales causas

La piel es un órgano que, entre otras muchas funciones que vimos en el post Las 3 capas de la piel: características y funciones, actúa como barrera protectora ante microorganismos y agentes externos. La epidermis, la capa más superficial, suele tener un grosor de unos 0,1 mm, pero… ¿sabías que la piel del talón es unas 50 veces más gruesa que la de otras partes del cuerpo, como podría ser el rostro? Así puede soportar todo nuestro peso y amortiguar el continuo contacto y presión a la que la sometemos al caminar.

Por otro lado, la piel también cumple una función hidratante natural, ya que contiene factores (FHN) que evitan que pierda agua y contribuyen a que tenga un aspecto firme, flexible y elástico. En cambio, la piel de los talones no cumple esa función, ya que es una zona con un nivel muy bajo de sustancias grasas que permiten la hidratación de forma natural.

Así, cuando se produce una alteración en el funcionamiento habitual de la piel como sucede en la piel de los talones, pueden aparecer afecciones como los talones agrietados. Un talón agrietado es aquél en el que la piel está tan seca y endurecida que se rasga en forma de grietas en los pies. La sequedad y la falta de elasticidad e hidratación producen estos desgarros que, además de antiestéticos, pueden resultar dolorosos y muy molestos.

Otros factores que pueden contribuir a padecer talones agrietados

Además de la sequedad de la piel y de las características propias de la piel del talón, existen otros factores relacionados que pueden favorecer su aparición como, por ejemplo:

  • Apoyar el pie de forma incorrecta. Tanto si se apoya hacia dentro (pronación) como hacia fuera (supinación), la presión desigual puede favorecer la aparición de grietas en los talones.
  • Algunas enfermedades (diabetes, afecciones circulatorias, etc.) o tratamientos (quimioterapia, radioterapia) que alteran los niveles de hidratación y aumentan la sequedad de la piel.
  • Tener sobrepeso, ya que se ejerce más presión en la planta del pie y el talón y, consecuentemente, la piel se seca en esa zona, donde la irrigación sanguínea es deficiente (los nutrientes no llegan a la piel del talón como tendrían que hacerlo).
  • El calzado. El tipo de suela y el nivel de amortiguación que proporciona pueden afectar a las grietas en los pies, así como andar sin zapatos constantemente o llevar sandalias con el talón suelto o descubierto por la parte del talón.
  • Malos hábitos de higiene y cuidado del pie. No lavar los pies correctamente ni seguir unos cuidados específicos para la piel de los pies, puede hacer que tengas talones con grietas.
  • Exposición al sol prolongada y sin protección solar. Los pies también deben protegerse de los rayos del sol, no solo para evitar las quemaduras, sino también para combatir que la piel se reseque y agriete.

Síntomas de los talones agrietados

Cuando la piel del talón presente sequedad deberemos estar especialmente alerta, ya que es uno de los principales síntomas de las grietas en los pies. Además de la sequedad cutánea, otros síntomas que pueden alertarte de grietas en los talones son:

  • Picor o prurito en la zona del talón.
  • Enrojecimiento de la piel y posible dolor.
  • Descamación frecuente.
  • Aspereza y rugosidad.
  • Rigidez y falta de elasticidad.
  • La piel del talón se pone de color blanquecino y/o amarillento.
  • Grietas o desgarros profundos que, en casos severos, pueden llegar a sangrar.

Consejos para prevenir los talones agrietados

Como te hemos comentado en otras ocasiones, el mejor tratamiento para evitar un talón agrietado es la prevención. A continuación te damos algunos consejos básicos para que puedas lucir unos pies bonitos y cuidados:

1. Hidrata en profundidad la piel de los talones

Cuando se trate de nutrir la piel con una hidratación profunda y duradera no lo dudes: confía en Bio-Oil Gel para piel seca. Se trata de un innovador gel formulado con un 97% de sustancias activas y solo un 3% de agua que ha demostrado ser la mejor solución para las pieles secas y afecciones derivadas como los talones agrietados.

Incorpora Bio-Oil Gel para piel seca en tu rutina de belleza, aplicándolo sobre la piel del talón limpia y haciendo movimientos circulares hasta su completa absorción. Repite las veces que tu piel lo necesite ¡y toma consciencia de la importancia de hidratar también tus talones!

Bio-oil Gel para piel seca

2. Mantén unos buenos hábitos de higiene y cuidado del pie

Además de hidratar tus talones con regularidad, es importante que los tengas en cuenta en tu rutina de belleza para evitar la sequedad y las grietas. Cuando te duches, dedica unos minutos a limpiar con jabones neutros y enjuagar bien los pies, con agua templada. Y cuando termines, sécalos bien y aplica productos hidratantes como Bio-Oil Gel para piel seca y cremas específicas para evitar las grietas en los talones. Exfolia tus pies con regularidad para eliminar las células muertas.

3. Visita con frecuencia al especialista

Es importante que acudas a un podólogo/a con regularidad para tener una buena salud de los pies y que pueda valorar si tienes patologías propias de la piel de los pies (hongos o pie de atleta, ampollas, etc.), y si la sequedad en tus talones puede llegar a hacer que la piel se agriete.

4. Utiliza un calzado adecuado

Ten en cuenta que el calzado que uses a diario sea amplio y no oprima el pie, que no sea totalmente plano o de suela fina y que tampoco lleve demasiado tacón (los especialistas recomiendan no llevar más de 3 centímetros). Además, es importante que el talón quede bien sujeto.

5. Sigue unos hábitos de vida saludables

Como te hemos indicado en numerosas ocasiones, una dieta poco equilibrada, malos hábitos como el tabaco o el alcohol, beber poca agua, no descansar lo suficiente (un mínimo de 8 horas diarias)… perjudican la salud y el aspecto de nuestra piel, aumentan la sequedad cutánea y pueden favorecer los talones agrietados.

Cómo cuidar las grietas en los talones

Si las grietas en tus talones ya son una realidad, además de nutrir la piel con Bio-Oil Gel para piel seca y complementarlo con una crema para talones agrietados (te la prescribirá el/la especialista), puedes prepararte un remedio para talones agrietados que puede resultarte eficaz:

  • Aceite de coco o de oliva para talones agrietados. Solo tienes que embadurnar tus talones con aceite de coco o de oliva, incidiendo y masajeando bien sobre las grietas. Ponte unos calcetines y deja actuar el aceite durante toda la noche. Por la mañana debes lavar bien los pies, y tendrás que repetir el tratamiento hasta que mejore el aspecto de las grietas.

Ahora que te hemos contado las principales causas y los mejores cuidados para los talones agrietados, te recomendamos que consultes nuestra completa guía para pieles secas. ¡Te será de gran ayuda para tener una piel suave y con la máxima hidratación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior