Aceite para piel sensible - Bio Oil

Cómo cuidar la piel sensible

2 mayo, 2022


Artículo escrito por la Dra. Laura Gómez-Recuero @dra.laurarecuero

PIEL SENSIBLE, piel reactiva o intolerante es aquella que reacciona en exceso frente a los estímulos ambientales. Puede acompañar a enfermedades dermatológicas como la rosácea o la piel atópica, o puede ser una condición temporal, por ejemplo, cuando empezamos a usar ácidos como el retinoico o tras tratamientos estéticos como un láser o un peeling medio.


Puede afectar a un 50% de las mujeres y 30% de los hombres en Europa.
Uno de los factores principales que determinan una piel sensible es el uso de cosméticos no adecuados para el tipo de piel, llegando a ser irritantes, como aquellos con alcohol y derivados (propilenglicol, butilenglicol…), retinoides,
ácido glicólico, ácido tricloroacético… también el abuso de jabones y cepillos de higiene facial.
Influyen factores ambientales como el frío, el sol, el viento, la contaminación, que pueden deshidratar la capa superficial de la piel. El estilo de vida, como el consumo de alcohol, tabaco o el estrés, influyen negativamente en la
percepción de la piel sensible.


Se considera que se debe a una alteración en su función barrera. La piel sensible no solo se relaciona con la piel seca también pueden aparecer en enfermedades que se relacionan con la piel grasa como el acné. Aunque la condición que más se relaciona con la piel sensible suele ser la piel atópica (tendencia a estar más seca).

Aceite para piel sensible - Bio Oil


No solo afecta a la cara, también lo hace en las manos o el cuero cabelludo.
El cuidado de este tipo de piel es todo un reto.

La piel sensible se caracteriza por la pérdida de la función barrera de forma que los productos externos que aplicamos en ella pueden resultar más irritantes de lo habitual y a su vez hay mayor pérdida de agua lo que lleva a la
deshidratación.


En el cuidado de esta piel lo fundamental es:

  1. Uso de pocos productos cosméticos y los que usemos que tengan pocos ingredientes (específicos para “piel sensible”)
  2. Hidratación con texturas ligeras (variará si tienes la piel seca o grasa o si quieres tratar algún “problemilla” como arrugas o manchas). Bio-Oil® Aceite para el cuidado de la piel, aportará en nuestra piel nutrientes (vitamin A, E y aceites esenciales), que aportarán una elevada hidratación de la piel. Además, al ser un aceite ligero, con resultados avalados científicamente en todo tipo de pieles, no obstruye los poros de la piel, y su ingrediente estrella, PurCellin Oil™, patentado por la marca, contribuye a que la formulación de Bio-Oil sea menos densa, lo que facilita su aplicación y favorece la rápida absorción en la piel.
  3. Hábitos de vida: disminuye el consumo de alcohol, tabaco, dieta equilibrada, buenos hábitos de sueño, modula tu estrés (“el poder está en nuestra mente”).
Aceite para piel sensible - Bio Oil

La rutina básica cosmética para una piel sensible estaría basada en una buena limpieza, hidratación y por supuesto la fotoprotección.


1 º LIMPIAR: una vez al día (noche, imprescindible), sin cepillos y sin frotar.
También nos sirve para desmaquillar.
2º HIDRATAR (mínimo dos veces al día): con texturas ligeras como nuestros aceites ligeros Bio-Oil® Aceite para el cuidado de la piel (fórmula original) y Bio- Oil® Aceite para el cuidado de la piel (Natural).
3º FOTOPROTEGER: en la mañana y reponer cada dos horas sobre todo si estás al aire libre o antes de salir del trabajo.

Una piel sensible no tiene por qué prescindir de técnicas estéticas o cosméticos más específicos para tratar imperfecciones (manchas, cicatrices de acné, arrugas..) pero para obtener los mejores resultados te aconsejo que te pongas en manos de un Dermatólog@.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anterior Siguiente