Blog post

Reparar la piel después de una quemadura solar

24 julio, 2018

¿Quién no ha oído alguna vez la afirmación “la piel tiene memoria”? En Bio-Oil® queremos que tengas muy claro que la piel perdona, pero no olvida. Es decir, te perdona la quemadura solar pero sus efectos permanecerán siempre en su memoria.

De tal modo que llegará un día en que tu cuerpo habrá sumado tanta radiación solar que seguramente empezarán a aparecer problemas como el fotoenvejecimiento u otras patologías cutáneas de mayor gravedad.

Al respecto, la doctora Lola Bou, dermatóloga y vocal de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) detalla que “no existe el bronceado óptimo, ya que es un mecanismo de defensa contra la agresión que significan las radiaciones ultravioletas del sol. En el momento que te estás bronceando, año tras año, este mecanismo se va desgastando. Y cuando se ha gastado porque las células ya no pueden trabajar, aparece el envejecimiento precoz y las manchas en la piel, que podríamos clasificar inicialmente en “no cancerígenas”, después “precancerígenas” y finalmente, el cáncer de piel”.

Tras esta introducción, en la que pretendemos remarcar que para disfrutar de una dermis sana lo primero es evitar a toda costa las quemaduras causadas por la exposición solar indebida, explicaremos qué son y cómo podemos tratarlas para minimizar sus daños sobre la piel a corto plazo.

¿Qué es una quemadura solar?

Las quemaduras solares, producidas mayoritariamente durante el verano, son el resultado de una exposición excesiva de nuestra piel al sol. La radiación ultravioleta llega a superar la capacidad protectora de la melanina, pigmento que protege la piel, y aparecen lesiones cutáneas que provocan enrojecimiento y dolor, entre otros síntomas.

Normalmente las personas que tienen una piel más clara tardan unos 15 minutos en quemarse al estar expuestas al sol del mediodía. Los individuos con la piel más oscura, habitualmente pueden tolerar la misma exposición solar entre 3 y 6 veces más de tiempo.

Según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), sufrir cinco quemaduras antes de los 20 años aumenta el riesgo de melanoma en un futuro en un 80%.

Síntomas de las quemaduras solares

  • Suelen aparecen entre 2 y 4 horas después de la exposición solar.
  • Enrojecimiento de la piel y leve hinchazón.
  • Dolor en la zona quemada.
  • En los casos más severos pueden aparecer ampollas y vesículas sobre la piel, fiebre, escalofríos, náuseas, hipotensión arterial, taquicardia e incluso shock. Evidentemente, con este cuadro sintomatológico se debe acudir inmediatamente al médico. También debemos hacerlo si la quemadura solar afecta a una gran superficie del cuerpo.

¿Cómo tratar las quemaduras solares?

Como ya hemos especificado anteriormente en relación a las quemaduras solares, el mejor consejo es evitarlas. Sin embargo, si has olvidado seguir nuestras recomendaciones para protegerte del sol, y siempre que no padezcas un caso severo de quemadura solar, sigue las indicaciones siguientes:

1. Baja la temperatura cutánea con una ducha fresca

Ni helada ni caliente, puesto que los tejidos están más sensibles y se agravarían las quemaduras por vasoconstricción de la piel. También es una opción válida para disminuir el exceso de temperatura el hecho de aplicar compresas húmedas sobre tu cuerpo. Evita el uso de jabones en las zonas quemadas y sustitúyelos por soluciones antisépticas de origen natural, con el fin de favorecer el proceso de regeneración de la dermis.

como aliviar quemaduras solares

2. Bebe mucha agua

Incrementa el consumo de agua, ya que es una de las medidas primordiales para luchar contra la deshidratación cutánea que provocan las quemaduras solares. Otra opción es comer sandía, porque es una fruta que contiene mucho líquido y también te ayuda a mantenerte hidratada.

3. Prohibido rascarse

Aunque parezca lógico, muchas veces sucumbimos a los picores que producen las quemaduras solares o nos entretenemos en retirar los excesos de piel muerta. Con esto, lo que podemos conseguir es irritar aún más la piel y provocar más complicaciones, como una sobreinfección bacteriana.

4. Si tienes ampollas…

Es muy importante que no te las manosees ni te las revientes, pues es una defensa natural de nuestro cuerpo ante posibles infecciones. Te recomendamos que visites inmediatamente al especialista, de igual modo que si padeces los síntomas de quemaduras solares severas.

5. Hidrata tu piel

Tras sufrir quemaduras solares, la producción de aceites de nuestro cuerpo se ve alterada y es común que la piel esté escamada, debido al exceso de sequedad. Con el fin de promover la regeneración de la piel tras la lesión, es vital optar por lociones hidratantes que estén enriquecidas con vitamina E, antioxidante natural.

Para las quemaduras más intensas, no solo basta con hidratar la piel. Siempre bajo supervisión médica, también se puede aplicar alguna pomada que contenga corticoides para disminuir la inflamación.

¿Cómo puede ayudar Bio-Oil en quemaduras solares?

Bio-Oil, con resultados avalados científicamente en todo tipo de pieles, es una combinación de extractos vegetales y vitaminas (A y E) suspendida en una base de aceite. El aceite PurCellin OilMR, patentado por la marca, contribuye a que la formulación de Bio-Oil sea menos densa, lo que facilita su aplicación y favorece la rápida absorción en la piel de todos sus componentes.

Su formulación, libre de conservantes y parabenos, contiene algunas vitaminas y aceites naturales que resultan clave en el proceso de reposición cutánea causada por quemaduras solares:

  • Vitamina A. Estimula la regeneración de la piel y favorece la producción de colágeno, mejorando la elasticidad, el tono y la textura.
  • Vitamina E. Actúa como un potente antioxidante que ayuda a combatir a los radicales libres. Incrementa la hidratación de la epidermis, aportándole suavidad. Es la máxima responsable de mitigar los efectos de las quemaduras solares.
  • Aceites de plantas naturales. Los aceites esenciales de lavanda proporcionan un efecto calmante y balsámico, la camomila se encarga de restaurar la piel inflamada, el romero aporta propiedades calmantes y antisépticas, mientras que la caléndula es un magnífico regenerador de los tejidos cutáneos.

crema quemaduras sol

Aplicación

Gracias al aceite PurCellin, Bio-Oil se convierte en un producto no graso y no comedogénico, es decir, su textura no obstruye los poros de la piel. Esto garantiza que todos los beneficios de las vitaminas y los extractos vegetales sean absorbidos rápidamente. ¡Úsalo dos veces al día, un mínimo de tres meses, y mejorarás el aspecto y salud de tu piel!

Es importante que sepas que Bio-Oil no contiene factor de protección solar. Por consiguiente, debes aplicártelo en primer lugar y cuando hayan pasado unos segundos y éste se haya absorbido por completo, podrás extenderte el fotoprotector.

¡Cuida tu piel contra los efectos del sol y apórtale hidratación extra con Bio-Oil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Anterior Siguiente